Oscar Díaz Arnau

Besos de amor con barbijo

lunes, 6 de julio de 2020 · 00:12

¿Cómo es posible que se hubieran inventado los besos de amor con barbijo? Los he visto y sentido a la distancia de media nariz no sin dolor. ¿Qué mundo es éste, ya ni ancho, ya ni ajeno? ¿De quién es si entierro y crematorio se han vuelto palabras amables, como panadería, como dormir?, ¿si el aislamiento y la “distancia social” han llegado a ser de lo más normales, lo mismo que evitar tocarse, que caminar en pareja o que sonreír?

Ahora que somos todos japoneses y dejamos los zapatos en la puerta como si fuéramos gente tradicionalmente consciente; ahora que nos adaptamos a la nueva realidad como borregos, pero por siglos completos —y ahora último también— hemos demostrado cuánta satisfacción personal trae burlarse de la ley o, con viveza criolla, hacerla para beneficio propio. Ahora que estamos con la soga al cuello por falta de empleo, de salud y de educación, pero durante décadas no hemos tenido el coraje de exigir fuerte y claro una economía formal, un sistema sanitario digno, estudios de calidad para nuestros niños y jóvenes. Ahora, ¿no será demasiado tarde?

Llevamos 100 días de una soledad que nos ridiculiza (todavía más), pero que valen la pena aunque sea para detenernos a pensar. Hace tanto que la Tierra gira sobre su eje y sus habitantes no ven más allá de sus narices… ¡Si la velocidad de internet era su principal preocupación antes de que la muerte llamara, como el cartero, dos veces!

Mientras el “adiós, mundo cruel” se produce según el capricho de reportes oficiales de infectados —personas, o cenizas de personas que ya ni eso son porque las han rebajado a números o a casos—, la ciudad de los perros funciona de día y cae rendida y sola en la noche. Los fines de semana, en las calles vacías únicamente cabe la desolación de coches mortuorios —casi sin deudos y profanada por el ulular impertinente de las ambulancias. Son los enfermos que deambulan seis horas para encontrar una cama en hospitales colapsados, y se mueren. En otro tiempos, los suplicios se acababan con la muerte; ahora, no tenemos ni dónde ir a caernos muertos. Y si nos morimos en pandemia o por ella, probablemente seamos incinerados dentro de un cajón que parece de manzanas.

Tarde o temprano este planeta de los simios reconvertidos en miserables, iba a vengarse de sus peores enemigos. ¿O qué mundo de calvarios impensados es este? ¿Y dónde han quedado nuestros más triviales problemas, esos que nos pintaban de cuerpo entero? Por ejemplo, ¿cuándo fue que desaparecieron las visitas que antes nos ponían en apuros por sus fantasmales apariciones y hoy las extrañamos sólo porque nada nos viene bien? Cuando vuelvan, volveremos a odiarlas.

¿Qué mundo de absurdos es este? Entregada amatoriamente a la tecnología, la gente en cualquier momento comenzará a procrear por Zoom. Y algo habrá que hacer con el WhatsApp, porque el Zoom se acaba en 45 minutos y el sexting, en cuarentena...

Loco mundo, mundo al revés. Farmacias sin aspirinas, sin vitaminas, sin minerales, pero con dióxido de sodio, con ivermectina, con hidroxicloroquina. Mundo descompuesto. Hoy puedes estar en perfecto estado asintomático de salud, pero mañana no reconocer sabores y de un rato para otro no poder respirar salvo por una máquina que no hay. Mundo insospechado. Ni siquiera sabes cómo ni de quién te has contagiado. Y la angustia de tu familia, y la de tus amigos, todos con los signos del contacto primario y secundario, todos aturdidos por la aflicción, todos sumidos en la maldita incertidumbre.

Algo tiene que haber salido mal. Cuánto desastre pudimos haber causado para merecer semejante castigo. Bueno, algunos dicen que no es para tanto. Lo cierto es que ni siquiera una pandemia mortal que asoma cada día como dinosaurio por la ventana mientras estamos despiertos (ojalá fuera una pesadilla), nada, va a hacernos mejores.

Para una exacta descripción de esta época de rasgos dalinianos en las enciclopedias (obvio, virtuales), este 2020 no debería pasar a la historia por el ordinario ensañamiento del covid con nosotros, sino por la “nueva normalidad”, por nuestra inesperada capacidad de no sentirnos, por el año que se inventaron los besos de amor con barbijo.

Oscar Díaz Arnau es periodista y escritor.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

27
3

Otras Noticias