Agua de mote

El garcíamasismo

jueves, 12 de mayo de 2016 · 00:00
Si bien la idea me vino rondando desde hace tiempo, me estuve conteniendo de caracterizar al régimen con el término del título. El acontecimiento –o sucesión de acontecimientos- que me permite soltarlo ahora es el endurecimiento de aquel luego de su estrepitosa derrota en el referendo constitucional del 21 de febrero. Si algo me faltaba para redondear el concepto era algo así.

Primero fue el garcíamecismo y décadas después se instauró el garcíamasismo, con características similares, aunque con ciertos matices que distinguen uno del otro. En cualquier caso, se trata de dos lados de la misma moneda.
 
Y me voy a abstener de hablar del narcotráfico como un probable elemento de vínculo entre ambos regímenes, aunque ya la Iglesia ha dicho su palabra acerca de la penetración del mismo en la estructura estatal actual y sólo dejaré sentada una duda de muy larga data respecto del origen  y posterior surgimiento de la organización política que ostenta el poder: el Chapare, la región proveedora –e, inclusive, productora- de la "hoja milenaria” que genera el ilegal negocio del tráfico de cocaína. 
 
¿Es que acaso debemos aceptar sin mayor reparo que el jefe de Estado sea, "casualmente”, también el jefe de ese sector de la economía  non sancta? ¿Por qué una buena parte de la ciudadanía y de los tomadores de decisiones extragubernamentales parece mirar a otro lado cuando se aborda este asunto? Dejémoslo ahí… por lo pronto.
 
El garcíamasismo comienza cuando su epónimo mentor inventa al indígena en reemplazo del sindicalista mestizo y patenta la especie sin ninguna interpelación crítica. Nadie, en ese momento, cuestiona que el "indígena” no sepa expresarse en alguna de las treinta y tantas lenguas "originarias”, ni que sus costumbres estén más próximas al deporte occidental que al ayllu. Lo que sí le ayuda es su fenotipo, al que su creador apela para "venderlo” en el campo político ¡sena, quina! Y secundado por otros operadores de buen olfato para tales afanes, la impostura se hace realidad. Todo un mérito –una genialidad, dirán algunos- ¡no vaya usted a creer que no!
 
En tal condición, se desarrolla el ejercicio tosco, torpe y autocrático del poder; eso sí, arropado en una formalidad democrática, la "dictadura inédita” que le hace el juego a la "democracia inédita” mentada por la narcodictadura.
 
Así como el garciamecismo tuvo un sustento militar ejercido por los propios uniformados, el garcíamasismo no se explica sin un fuerte componente armado al que engríe –al menos en su cúpula- con generosas canonjías y expectables cargos a posteriori, mayormente en el servicio exterior. Y no hablo de agregadurías militares, que es algo más bien consonante con el uniforme, sino de puestos propiamente diplomáticos –me vienen a la memoria Bersatti, Bandeiras, McKay y De la Fuente-. En el seno del régimen está también una suerte de "arcegómez”, un exmilitar de siniestro accionar.
 
Y llegamos a la corrupción. Hagamos memoria de los mayores casos de corrupción durante el garcíamecismo: vidrios Rayban (originalmente destinados a la piscina olímpica que acabaron en las residencias de los principales jefes militares de aquel tiempo); diario del Che (sacado –robado- de las bóvedas de BCB, ofrecido en subasta y posteriormente recuperado-; piedras semipreciosas de La Gaiba (un negociado con el yacimiento); y "carritos Hanne” (una importación estatal con sobreprecio de estos aparejos que resultaron inapropiados para un supuesto uso en agricultura. Algunos acabaron robados por particulares y otros oxidándose hasta quedar completamente inútiles en depósitos aduaneros).
 
Créame si le digo -aunque no se trata de un concurso de quién roba más- que los mencionados casos, sumados, son "peanuts” al lado de los colosales hechos de corrupción perpetrados desde el garcíamasismo, como por ejemplo el caso Fondioc.
 
Y claro, el afán intimidador, la borrachera de poder, la sordera del alma (como la han podido comprobar, recientemente los ciudadanos con discapacidad), y el propósito, indisimulado, de eternizarse en el poder, pese a que la ciudadanía ha puesto freno a las aspiraciones en tal sentido del indígena inventado.

Puka Reyes Villa es docente universitario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

252
15

Comentarios

Otras Noticias