Agua de mote

Sobre hormonas y neuronas

Por 
viernes, 12 de abril de 2019 · 00:12

 No vamos a versar sobre endocrinología o neurología. La intención es algo más pedestre: desentrañar la relación del régimen con ciertas sustancias que hacen las veces de mensajeros químico y con las células nerviosas -íntima relación, por cierto-.

Más allá de la clasificación formal de las mismas, el régimen introdujo la variedad “hormonas amazónicas” para referirse al carácter fogoso de un amante en celo. El asunto podría haber sido considerado anecdótico si no involucrase a figuras poderosas del régimen ya una femme fatal que hizo de las suyas con la gracia de éstas, a quienes, por todo lo evidenciado, tenía a sus pies.

O sea, que una buena parte de la parte masculina del régimen andaba con las hormonas revueltas durante los años en que, hasta su descubrimiento, un asunto de favores político-sexuales se desarrollaba bajo las sábanas del poder.

Las revelaciones sobre el tema, que incluyen la supuesta existencia de un hijo de la noble estirpe orinoquiana, reconocido ante autoridad competente por el progenitor y luego negado por él mismo. Lo grotesco del asunto fue que mientras el padre al que se atribuyó la semilla del pequeño, toda su cohorte señalaba haberlo conocido, pero cuando se supo del “engaño”, todo el entorno palaciego negaba la existencia del chaval.

Pasados los titulares sobre el hecho y con la protagonista del culebrón entre rejas, aún hay preguntas en el aire; la más obvia: ¿Cómo un padre (no padre) puede firmar un reconocimiento de paternidad sin conocer al supuesto hijo?

Quizás este asunto no hubiese pasado a mayores si es que no salía a la luz la existencia de CAMC, una empresa de origen chino que, con un capital irrisorio, obtenía jugosos contratos por la vía directa, en una evidente comisión de tráfico de influencias cuya cabeza era, precisamente, la bomba sexual de esta historia.

Tiempo después, un personaje que se las da de iluminado proclamaba haber sido (infra) dotado por natura con 70.000 millones de neuronas cuando, como se sabe, un cerebro estándar contiene entre 86.000 millones a 100 mil millones de aquellas. Luego de semejante admisión, muchas cosas adquirieron sentido, comenzando por los desvaríos del sujeto en cuestión.

¿Quién habría de imaginar, por entonces, que tiempo después un tema de neuronas pondría en evidencia, una vez más, el carácter corrupto del régimen? Me enteré del asunto no por la vía regular de las noticias, sino por una publicación en red que tuvo su correlato en una columna de opinión, ambas de Alfonso Gumucio. Rápidamente, los medios independientes se hicieron eco de la denuncia y al Gobierno no le quedó más que ordenar una investigación al respecto.

Para ponerlo en simple, salvando distancias -acá, aparentemente, no hay un componente hormonal-, se trata de un caso análogo al de CAMC, puesto que la “empresa” involucrada en el escándalo declara una suma ínfima como capital (5.000 dólares), cuyo “cerebro” se pavoneaba por la vida mostrando sus contratos por aquí y por allá -a estas alturas, ha retirado hasta los créditos de la película por la que el régimen le abonó un monto respetable sin que medie invitación pública o cosa por estilo-. Para hacer más surrealista éste y otros robos (doce y medio millones de bolivianos en total) perpetrados por la “consultora” mexicana con la venia del régimen, dicho filme tiene como nombre El robo.

Una explicación plausible es que la sección “Oportunidades” del régimen ha desarrollado un modus operandi para hacer sus turbios negocios; podríamos decir, sin embargo, por los casos expuestos, que no hay crimen perfecto. Ayer fue la Hormona; hoy es la Neurona. ¿Será mañana la Silla Turca?

 

Puka Reyesvilla es docente universitario

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

337
3

Otras Noticias