Puka Reyesvilla

Mi pequeña ofrenda

viernes, 03 de enero de 2020 · 00:12

Tengo por costumbre -con el prejuicio de que al comienzo de gestión los lectores andan con la cabeza “en otra cosa” y no están con la mejor disposición de leer opiniones- reservar la primera columna de cada año para abordar asuntos personales.

No va a ser ésta la excepción, aunque esta vez se tratará de uno que, sin dejar de ser personal, es un asunto de importancia pública. Es que durante el recientemente pasado 2019 –en el que lloré la partida de uno de mis hermanos, por ejemplo- separar lo individual de los intensos acontecimientos sociales fue una tarea prácticamente imposible.

Quisiera decir que, al mejor estilo de los cuentos de hadas, la resolución de la transición de la dictadura a la democracia tuvo un final feliz, pero mientras el monstruo cuente con recursos, hacerlo sería un gesto de descomunal ingenuidad. Así es que, por lo pronto, me quedo con el más realista término “esperanzador”.

En tal sentido, entrando en materia, quiero recordar que la humana  es la única especie capaz de simbolizar sus campos, sus deseos, sus logros y todo concepto de su propio pensamiento. Si algo nos distingue del resto de las criaturas que pueblan nuestro mundo, eso es el carácter simbólico de lo humano. Es lo que nos lleva del estado  de naturaleza al estado de cultura. Las reglas simbólicas de un determinado campo tienen que ser interiorizadas por quienes pretenden desenvolverse en tal campo. El aprendizaje hace posible esta operación.  

Pero también, como individuos, nos podemos tomar la libertad de crear y apropiarnos del mismo, nuestro mundo de simbolizaciones –metáforas de vida- que nos permiten dar sentido a lo que hacemos o esperamos hacer, y a lo que esperamos del devenir histórico.

Solía hace un tiempo –durante casi una década- representar la cantidad de libros que pasaron por mi afición lectora, juntando los resaltadores usados en la medida en que éstos agotaban su vida útil. Lo hacía ensamblándolos por sus polos. Dejé de hacerlo por dos razones: llegó el momento en el que se volvió “poco vistoso” y, fundamentalmente, porque no era una medida cabal de lo leído, dado que había obras con casi la mitad de su contenido resaltado en anaranjado y otras con apenas unas líneas pintadas. 

Así como ésta, practico diversas formas personales de simbolizar mi interior y mi entorno. Algunas se parecen a rituales. En sus rituales, las sociedades realizan ofrendas; los individuos podemos, igualmente, hacerlas. Antes de que acabase el año pasado hice una, pequeña, por cierto, pero muy significativa para mi compromiso democrático.

Rastreando su origen rescato una de mis publicaciones en red datada en 13 de marzo de 2016: “…solamente tres años, diez meses, dieciocho días y algunas horas para el 22 de enero de 2020, día del retiro de la tiranía...”, seguida de una fechada en 13 de junio del mismo año: “Faltan exactamente 1.300 días para que me rasure la cabeza”. 

La idea era que el día en el que el tirano entregara la Presidencia a quien se impusiera en las elecciones de 2019, en las que aquel estaba inhabilitado para participar, daría fin a una pelambre –la mía, que alcanzó a extenderse hasta donde la espalda cambia de nombre- en honor al fin de la dictadura. En medio ocurrieron eventos –habilitación inconstitucional, por ejemplo- que parecían impedir la ofrenda.

Pero el monstruoso fraude montado por el viejo régimen hizo su parte y no fue necesario esperar hasta el 22 de enero. El delincuente y sus cómplices huyeron o se asilaron y la democracia está recuperándose de las heridas que le infligieron.

Hoy, mi testa luce como un durazno. Palabra cumplida.

 

Puka Reyesvilla  es docente   universitario.

145
12

Otras Noticias