Puka Reyesvilla

¡ Democracia!

viernes, 23 de octubre de 2020 · 00:12

Al finalizar mi anterior entrega (“Aires democráticos; ecos del debate” del 9 de octubre) señalaba que en la próxima -o sea, la presente- esperaba respirar el mismo aire, el democrático.

El 87% de los ciudadanos habilitados para votar cumplió con ejercer su derecho y cumplir con este deber cívico. En una situación regular esta cifra estaría dentro de los estándares en los que habitualmente nos hemos venido moviendo en materia de participación electoral, pero, dadas las condiciones de salubridad en las que se realizó la reciente justa, es un dato de enorme valor que ha quedado algo relegado por el remezón que sobrevino al abultado triunfo del señor Arce en la misma.

Lo resalto porque este alto nivel de concurrencia da cuenta del compromiso democrático de la ciudadanía en al menos una de sus expresiones, el voto como mecanismo de elección de autoridades político-administrativas -que, no por nada, se las denomina “electivas”-.

No sólo soy demócrata, soy demócrata radical -si cabe-. A partir del resultado del domingo, así como en procesos de referéndum, formé parte de la mayoría que repudió las acciones del régimen de los catorce años, a partir de los resultados del domingo, vuelvo a formar parte de la minoría; una minoría que, seguramente, volverá articular un proyecto para construir mayoría en los años previos al próximo proceso de elecciones generales; proceso que puede arrancar con las elecciones locales, que están relativamente cercanas.

A riesgo de ganarme la antipatía de muchos, voy a ponerlo con la mayor claridad posible: el triunfo de MAS es inobjetable, lo fue tan pronto como se cerró la última ánfora. No lo sabíamos aún, pero los datos extraoficiales, por su magnitud, no daban margen a esperar algo muy distinto, cosa que se fue corroborando en la medida en que iban saliendo los resultados oficiales. La extrema lentitud del recuento oficial generó un ambiente tóxico que derivó en susceptibilidades que fueron creciendo alimentadas por una seguidilla de informaciones dolosas (falsas) que inundaron las redes.

La sobrerreacción de muchos ciudadanos -en unos casos histérica, en otros cuasi metafísica- no contribuyó a racionalizar el hecho absolutamente legítimo del triunfo de una de las fuerzas sobre las otras. Los incidentes que se registraron en el proceso, atribuibles a malas decisiones del TSE, fueron marginales como para alterar significativamente las cifras.

Ahora bien, que, aprovechando “su” momento la opción triunfadora niegue el monumental fraude cometido hace un año -lo que los números muestran es, más bien, el agotamiento de la convocatoria de la figura de Morales Ayma- es tan grosero como aquellos que hoy niegan la legitimidad del triunfo del señor Arce Catacora.

Antes de que se me malinterprete, reitero con firmeza que mi compromiso por la preservación de las libertades democráticas, por la reconstrucción de la institucionalidad, por la restitución plena de los derechos humanos (entre los cuales no está el de la reelección indefinida), por la aplicación del debido proceso y, en fin, por la vigencia del Estado de Derecho, está intacto y fortalecido.

Quiero creer que algo hemos avanzado en este periodo. El debate, por ejemplo, volvió a producirse. Ciertamente no tuvo mayor incidencia en la decisión del electorado (uno de los ausentes fue quien recibió el favor del voto ciudadano), pero es una reconquista que no puede quedar al margen en futuros procesos electorales. Otra buena noticia es que la distribución de escaños evitará imposiciones y se hará necesario consensuar algunas decisiones.

Quizás la advertencia de que si perdía se venía una convulsión, hizo que los indecisos, que acabaron haciendo la diferencia, apoyaran al partido ganador. La ciudadanía ya no está para soportar conflictos provocados que afectan su economía, pero tampoco puede vivir eternamente amenazada por quienes los crean. Esto último es una invitación para que los seguidores del próximo gobierno hagan honor a la democracia que les dio la oportunidad de serlo y la honren en consecuencia.

 

Puka Reyesvilla es docente universitario.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

79
24

Otras Noticias