Puka Reyesvilla

¿El que mon, man?

viernes, 20 de noviembre de 2020 · 00:12

Imagino que estar en los zapatos del presidente Arce no debe ser muy grato. Pasadas tres semanas de su investidura, no ha conseguido darle un sello personal a su mandato y se ha movido dentro de lo previsible: actos oficiales de rigor, echarle la culpa de toda la crisis al gobierno de su antecesora, dejar que las cosas vayan “volviendo a la normalidad” según el canon masista y no mucho más. La imagen, divulgada por su unidad de comunicación, la del Primer Mandatario dando clases desde su despacho -simpática, eso sí- podría leerse también como la de una persona que no acaba de asumir la función para la que fue elegida. “Mi mundo es el de la academia, no éste, al que por azares del destino vine a dar”, parece decir. La expresión inglesa “soldier of fortune” se acerca al estado descrito.

Por contraposición al personaje que quiso eternizarse en el poder, ya fuera por un supuesto derecho humano o por un grosero fraude, Arce luce discreto, menos locuaz, mejor orador (mejor dicción, en todo caso, independientemente de algunos dichos cuestionables en varias de sus alocuciones), más formado, sin tendencia a hacer gala de sus proezas sexuales y, hasta el momento, no ha usado los medios estatales para transmitir sus destrezas basquetbolísticas todas las tardes -de rodillazos, menos-.

Ya en el periodo electoral sus “negativos” eran mucho menores que los del susodicho. Y, sin embargo, siendo así, se lo ve como acomplejado, falto de personalidad, ante la sobra de aquel. Si a sólo tres semanas de su periodo constitucional tengo esa impresión, no quiero ni pensar en los próximos cuatro años y cuarenta y nueve semanas que le restan.

¿Qué ocurrió para semejante acoquinamiento de SE? Pues que, incluso antes de su posesión, el jefazo ha asumido que el 53% obtenido por Arce no es de Arce, sino de “el Evo”. Y desde entonces se dedicó a opacar la figura del Presidente con demostraciones de convocatoria -la campaña sinfín- para que quede claro quién es el que manda.

El saber popular, con su condimento machista y k’uchi, ha preservado la frase “el que mon, man”, que no es otra cosa que el apócope de “el que monta, manda”. Unos grados de grosería más y se puede, entrando en la psique del cocalero, mencionar que le está diciendo que la tiene más grande.

Como el individuo de marras no se viene con chiquitas (un malpensado diría que más bien lo hace) ha montado una guardia pretoriana a su servicio en el Chapare. No me pregunten cuál es el producto de exportación estrella de la zona porque no tengo la menor idea. En síntesis, el caballero ha vuelto por más y no se asquea en hacerlo notar.

Me animo a decir, sin datos concretos, a puro ojo de buen cubero, que una auditoría de medios concluiría que la cobertura al orinoqueño es mucho mayor que la que se le da al Presidente.

La situación no deja de ser embarazosa para don Luis. Me pregunto si aún está a tiempo para dejar en claro que es él quien obtuvo el voto popular y quien tiene que asumir, para bien o para mal, la presidencia de Bolivia.

De persistir o ahondarse esta situación, podría tornarse en un asunto de Estado con el consiguiente riesgo de afectar a la poca institucionalidad democrática que queda.

Quien más bien tiene que repensar su rol en este contexto es justamente aquel que no obtuvo ni un voto en las pasadas elecciones, aunque intentó triquiñuelas, como la de ser habilitado como candidato a la primera senaturía por Cochabamba, extremo que le fuera negado, pese a la insistencia de su abogado, hoy Procurador General. Aunque conociendo su desmedida egolatría no parece haber mucha esperanza.

 

Puka Reyesvilla es docente universitario.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

169
15

Otras Noticias