Puka Reyesvilla

¡Cómo no, Lucho!

viernes, 17 de julio de 2020 · 00:12

Toda vez que le pedía a mi madre algo que estaba fuera de su alcance, algo que yo no estaba en posición de exigir o que le venía con un “cuento” (una mentirita), ella me respondía “¡Cómo no, Lucho!”. Por cierto, no me llamo Luis.

No sé si tal expresión socarrona era de su creación o no –la verdad es que no la escuché de boca de otras personas-, pero ahora adquiere una inopinada vigencia ante las arremetidas del homónimo del ministro del Interior de García Meza –el que amenazaba con hacernos andar con el testamento bajo el brazo-. Este sí responde al nombre de Luis.

¿Está Luis en posición de imponerle al país ciertas exigencias de cara a las venideras elecciones? ¿Está el país desesperado por complacer a Luis en sus demandas de privilegios políticos? ¿Quién está dispuesto a creerle sus cuentos a Luis?

Empecemos por decir que la voz de Luis no es necesariamente la suya; en buena medida es solo el eco de la voz del prófugo que intenta restaurar su régimen de terror desde su lujosa guarida bonaerense. Lo que sí le pertenece es su silencio.

El candidato nominal, Luis, calla ante el bloqueo del bloque mayoritario, resabio ignominioso del antiguo régimen en la transición actual, a créditos que pueden paliar el calamitoso estado de la economía –economía que, por lo visto, no estaba en absoluto “blindada” como solía alardear Luis-, siendo que, por otra parte, los montos son irrisorios comparados con los de la deuda contraída por Bolivia en tiempos de la mafia azul.

Ese hecho –el bloqueo crediticio (hecho político en el que el Gobierno también tiene parte al tener a la presidenta en plan de candidata, nobleza obliga)- es análogo al bloqueo alimentario a las ciudades que Morales Ayma ordenó a sus huestes, a Luis entre ellas, mediante llamadas telefónicas puestas en evidencia. Tres pericias así lo confirman. Razonemos: si tres pruebas de embarazo a una misma persona dan “positivo”, dicha persona ¿está embarazada o no lo está?

Así pues, Luis es cómplice de la asfixia financiera, y lo hubiese sido de la alimentaria si acaso no se conocían las llamadas del jefe de Luis a sus amigotes quienes, dicho sea de paso, estarían vinculados al narco.

Con tales credenciales, el individuo en cuestión hace de portavoz de Morales Ayma cuando cuestiona a la OEA como organismo observador electoral y al TSE como órgano rector.

¡Vaya tupé! Señores de la OEA, hagan el favor de hacerse a un lado; se los está pidiendo Luis. Señores del TSE, los expertos en fraude dicen que desconfían de ustedes.

El fugado dictador también ha hecho decir a Luis que en Bolivia se viven ocho meses de ausencia de democracia. ¡Pero claro!, hay que volver a la “democracia” de la judicialización de la política, a la “democracia” del fraude, a la “democracia” del FONDIOC, a la “democracia” de Zapata... ¿les damos el gusto? Porque si no se los damos anuncian que viene la convulsión.

Por último, precedido por su fama de buen cajero, Luis se permite dar consejos de economía y de salud. Pocos reparan en el hecho de que Luis fue un administrador de la abundancia originada en las altas cotizaciones de las materias primas y aun así endeudó al país en guarismos no conocidos anteriormente. Más de una década de crecimiento con pies de barro nos pasan ahora la factura del despilfarro y la corrupción masista: canchitas, elefantes blancos, narcotráfico y consorcios mafiosos en lugar de un sistema de salud medianamente decente.

Venga, Luis, siga poniendo su voz a las exigencias y amenazas de su jefe que, desde la Bolivia democrática le responderemos a coro ¡cómo no, Lucho!

 

Puka Reyesvilla es  docente universitario.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

333
31

Otras Noticias