Puka Reyesvilla

Comienza una nueva era

viernes, 11 de septiembre de 2020 · 00:12

Cuando el TSE inhabilitó al señor Morales Ayma en su intento de postular a la primera senaduría por el departamento de Cochabamba –lo hizo “en paquete”, junto a otros casos análogos”- parecía haberse cerrado un capítulo ignominioso de la historia de Bolivia. Pero, mientras la ciudadanía celebraba el fallo, el personaje, seguro de contar con la lealtad de los jueces promovidos por él mismo durante su ingrata gestión, quiso forzar, ante instancias judiciales, una determinación que, negando la competencia del TSE para obrar en materia electoral, lo pusiera nuevamente en carrera.

¡Tremendo chasco se habrá llevado el sujeto cuando la sala constitucional de La Paz ratificó su inhabilitación! Tuvo que intervenir un dirimidor para romper el empate que se había dado previamente, cuando dos jueces emitieron criterios distintos sobre el caso.

Con el entusiasmo popular que surge en ocasiones como la mencionada, se escuchan frases altisonantes como “por fin la justicia está bien”. Hay que tener cuidado con tales efusiones; lo que ha sucedido es que la vergüenza llevó a dos de los jueces a desestimar el tan insostenible amparo. Por lo demás, la justicia impuesta por el régimen de Morales Ayma permanece intacta y seguirá actuando en otros casos, aunque el tratado en estas líneas haya sido el más sonado.

Tampoco me parecieron muy atinadas las palabras de la presidenta-candidata –“lo hemos hecho con la ley en la mano; sin violencia”-. Hasta ahí podría entenderse que, como sociedad, vamos por buen camino, el del Estado de Derecho; pero cuando agrega que “somos los únicos que podemos evitar que Evo Morales quede impune” se está extralimitando en dos sentidos: primero, estaría dando a entender que el Ejecutivo se entrometió, de alguna manera (malpensados, a su juego los llamaron), en un asunto de otro poder y, segundo, incurrió en descarado acto electoralista.

Yendo al fondo mismo del tema, ¿por qué sostengo que el país está en puertas del ingreso a una nueva era? En primer lugar, por el aspecto simbólico: luego de 23 años de estar en presente en la vida política activa, de los cuales 14 en la cima del poder omnímodo, el susodicho verá pasar, por lo menos los próximos cuatro, desde su refugio en tierras lejanas. Y si su situación se complica –están en curso varios procesos en su contra, siendo el caso “estupro” uno de los más delicados- y no regresa para residir en Bolivia dos años antes de la subsiguiente elección, prácticamente estaría poniendo fin a su carrera política y a su influencia personal.

En segundo lugar, el realmente significativo, está el hecho de que no ha surtido efecto la treta que venía junto a la (im)posible habilitación: como mi propia persona y varios otros ciudadanos lo habíamos hecho notar, el verdadero propósito del “evismo” era el de hacer al jefazo, una vez electo como senador, presidente de la Cámara y propiciar una sucesión constitucional que lo reponga como Presidente, sea quien fuere el elegido en las urnas, incluida la posibilidad de que fuera su delfín (¡de la que se libró Arce Catacora si acaso, cosa improbable en segunda vuelta, lo lograra!). Otra cosa no le interesaba. Podía, por ejemplo, haberse postulado a una diputación supranacional ¡pero eso no lo lleva la Presidencia!

Por las razones expuestas, Bolivia debe celebrar el haberse desembarazado del último dictador que, arropado por la democracia, osó querer reproducirse eternamente en el poder recurriendo a todo tipo de artimañas para conseguirlo… hasta que la ciudadanía no se lo permitió más y el hombre tomó las de Villadiego para intentar, desde allá, burlarse nuevamente de Bolivia. Fracasó estrepitosamente.

 

Puka Reyesvilla es docente universitario.
 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

115
9

Otras Noticias