Puka Reyesvilla

Una resolución contundente

viernes, 7 de mayo de 2021 · 05:12

Allá por 2009, si mal no recuerdo el año, recibí una invitación para un encuentro con una comisión de europarlamentarios que, según se decía, querían escuchar diversos puntos de vista sobre la situación que, por entonces, atravesaba Bolivia.

Las señales del régimen de Morales Ayma ya daban una idea de lo que vendría después, dada la tendencia de éste y de sus operadores más cercanos a eternizarse en el poder a cualquier precio. Acudí a la cita con gran entusiasmo por la posibilidad de transmitir personalmente este criterio a los visitantes.

Una vez ante el grupo de media docena de representantes del Parlamento Europeo, hice una breve exposición sobre tal escenario. Pero cuando éstos, uno a uno, respondieron a mi alegato democrático, comprendí que no habían venido a escuchar(nos), sino a decirnos que los bolivianos deberíamos sentirnos afortunados de tener a un indígena en el poder. Uno en particular, el belga, bien podría haber sido el presidente del club de fans de Morales Ayma en Europa; recitaba con excitación su panegírico, sólo le faltaba babear.

Nada para extrañarse. Por aquellos tiempos, Europa le rendía pleitesía al “buen salvaje”, cosa que éste aprovechaba para romper todo tipo de protocolo cuando era recibido por reyes, primeros ministros, presidentes e intelectuales. Todo le era permitido en nombre de su origen. Acá mismo fui testigo de “enamoramientos” con la figura del cocalero de un par de diplomáticos del viejo mundo. Curiosamente, en conversaciones con diplomáticos estadounidenses de la época, notaba una extrema consideración, admiración inclusive, por el susodicho. Pudo más el discurso “antiimperialista” que la posibilidad de establecer vínculos estrechos con la Unión.

Pasada una década del encuentro que mencioné, nuestras previsiones quedaron cortas: el individuo en cuestión y sus valedores se dieron a la tarea de socavar todo vestigio de institucionalidad y se lanzaron a la conquista del poder total y eterno. La expresión más grosera de tal propósito fue la de ignorar la voz de la ciudadanía puesta de manifiesto en el referéndum del 21F, en la que a un solo grito se ponía coto a la voracidad dictatorial de sus convocantes.

 Muy servicial, el TCP resolvió, falacias mediante, habilitarlo con carácter indefinido. El resto de la historia es por demás conocido: se postula y, mientras se va efectuando el recuento de votos que conducirá indefectiblemente a la segunda vuelta, instancia en la que todas las encuestas coinciden en que el ganador no sería él, el TSE detiene el conteo y, misteriosamente, horas más tarde, da como ganador a Morales. Fraude consumado. La ciudadanía ya no soporta tanta burla y luego de 21 días, quien decía que “sólo muerto” iba a dejar el palacio, toma las de Villadiego arropado por sus amigotes mexicanos. Se produce un vacío de poder. Los sucesores reciben la orden de renunciar. Así lo hacen. Pero la línea sucesoria no se rompe y recae en la señora Áñez. Como diría María Conchita Alonso, “esa es la historia”.

El tiempo ha hecho también que Europa se percatase de que debajo de la colorida chompita hay un personaje de terror, capaz de maquinar los relatos más perversos con tal de asegurarse el poder. Y el Parlamento Europeo ha emitido una contundente resolución que se suma a pronunciamiento de la OEA, de Estados Unidos y de otros foros y Estados.

Como podía esperarse, sintiéndose aludido, el cocalero ha descargado su artillería contra la UE. El estribillo es el de costumbre y ya no sirve para engañar al mundo: “Que quede claro: la sucesión presidencial en 2019 fue constitucional. La UE, entre otros, apoyó la auditoría de la OEA” (Dita Charanzová, vicepresidenta del Parlamento Europeo.

 

Puka Reyesvilla es docente universitario.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

114
53

Otras Noticias