Puka Reyesvilla

Operación «Plátano maduro»

viernes, 24 de septiembre de 2021 · 05:12

En los cálculos previos a las elecciones autonómicas (“subnacionales”), el régimen de Morales Ayma, erróneamente, las tomó como un correlato de las generales y las supuso en el bolsillo pensando en el ejercicio del poder total(itario). Su campaña se basó en amenazas de cortar ingresos y proyectos a ciudades y departamentos si acaso sus habitantes osaban dar la victoria a candidatos de oposición, sobre todo cuando las encuestas, luego ratificadas en los resultados electorales, mostraban mayor intención de voto hacia candidatos no oficialistas en las grandes urbes y en varios departamentos –esto, sumado la imposición de candidatos en el MAS, causante de fisuras en su seno-.

Durante la fase de impugnaciones, se puso en cuestión la habilitación, por motivos de residencia, de dos candidatos a alcaldías: César Dockweiler a la de La Paz y Manfred Reyes Villa a la de Cochabamba. Si se inhabilitaba al segundo, por analogía, tendría que inhabilitarse al primero; por tanto, el régimen tomó la decisión política para que su instrumentalizado Poder judicial diera luz verde al señor Reyes Villa, quien, como se sabe, corrió mejor suerte que el señor Dockweiler en los comicios.

Si Morales Ayma y su pandilla querían sacarse de encima al actual alcalde de Cochabamba, el momento era aquel; el argumento jurídico era sólido. En cambio, la forma en la que se lo quiere apartar del cargo ahora es absolutamente absurda, y lo es más aún cuando el burgomaestre goza de una legitimidad indiscutible y que, en el breve tiempo que tiene de gestión ha demostrado estar a gran distancia, en términos positivos, de sus desastrosos antecesores recientes (Castellanos y Leyes).

Menciono el asunto porque es el más delicado; pero no es el único, no todos son del mismo tipo. El régimen de Morales Ayma está decidido a destruir lo que queda de democracia para tomar las instituciones a las que no pudo acceder por la vía democrática y, colateralmente, emitir normas cada vez más restrictivas de la libertad.

Luego de una aparente admisión de su catastrófica derrota en las elecciones autonómicas, la arremetida totalitaria es evidente: asedio a la marcha indígena, golpe a la dirigencia de los cocaleros de Los Yungas, elaboración de leyes atrabiliarias, intimidación al alcalde de La Paz y al expresidente Mesa, agresiones a periodistas mientras cumplen sus funciones, insistencia enfermiza en un supuesto “golpe de Estado” y un largo etcétera de acciones de carácter autoritario.

Si bien algunas de éstas se venían gestando anteriormente, ha sido en los últimos 15 días que se han acelerado y agudizado. Y no parece casual que ocurra así. El recientemente elegido por enésima vez como máximo dirigente de los cocaleros del Chapare se reunió con el tirano venezolano –poco antes lo hizo con el cubano-. No fue para jugar badmington, supongo. El caso es que en Caracas recomendó la ingesta de “plátano maduro” a los revolucionarios, y todo el aparato judicial-político del régimen de Morales Ayma comenzó a apretar el acelerador -¡hay que ver con cuánta diligencia se emiten comparendos y se aprueban leyes de tinte persecutorio!-

Entretanto, los organismos que velan por los derechos humanos expresan su preocupación, lo que parece no hacer mella al régimen, cuyo camino hacia el totalitarismo fue (re)definido fuera del país.

Como otras veces, se precisa de la coordinación entre las fuerzas democráticas ciudadanas para evitar la escalada dictatorial. De no ocurrir esto, los bolivianos acabaremos con un plátano en el cu…ello.

 

Puka Reyesvilla  es docente universitario.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias