Vamos a andar

Las bendiciones de la división de poderes

Por 
viernes, 06 de abril de 2018 · 00:06

Fue una positiva sorpresa la resolución judicial, en Estados Unidos, que declara responsables de las muertes de Octubre Negro del año 2003 al expresidente Sánchez de Lozada y a su entonces ministro de Defensa. Cierto que el proceso ha tardado muchísimo (11 años), pero el resultado ha valido la pena de la espera. Y es que resulta muy positivo -desde los puntos de vista político y ético- que quede claro que después de cometer crímenes de lesa humanidad, no basta con huir a otro país, aunque sea a un Estado tan favorable para los dos Sánchez, como es el del imperio norteamericano. Es saludable que quede claro que la impunidad no está garantizada. Todo esto en términos generales.


 Y en el plano concreto, resulta realmente satisfactorio que el cinismo de aquellos gobernantes de la llamada Guerra del Gas se vea ahora públicamente condenado y, además, precisamente en el país que siempre había sido su amigo. Confiado en ese apoyo, el expresidente Sánchez de Lozada se dio el lujo de reírse de la nación. Recordamos su deprimente expresión humorística cuando nos dijo por televisión -con su voluntario acento gringo- que no iba a renunciar porque su mujer quería seguir siendo primera dama, expresando así que los sentimientos y la voluntad de la población le importaban un pito. En cuanto a su ministro de Defensa, no intentaba expresarse de manera humorística, sino que lo hacía de manera despectiva, amenazadora y carente de cualquier sentimiento.


 No porque no entendieran que al modelo neoliberal había llegado a su agotamiento tenían derecho a amedrentar, reprimir y matar. Sin embargo lo hicieron, a sangre fría y con el más antidemocrático desprecio por lo que es la voluntad popular, tanto menos cuanto que la consigna generalizada -“El gas para los bolivianos”- era por lo menos digna de ser escuchada y reflexionada.


 Pero el poder es así. Va contaminando a quienes lo ejercen, los intoxica, los emborracha, les hace perder toda capacidad de empatía y puede llevarlos a practicar conductas no sólo inhumanas, sino también directamente criminales. ¡Qué bien que un tribunal de justicia ajeno a los hechos, distante y con toda la serenidad posible, los haya declarados responsables de tantas muertes!


Por supuesto que las vidas humanas no tienen precio y nadie puede decir que queda reparado el crimen con los 10 millones de dólares que el jurado de Estados Unidos les exige ahora a los Sánchez que paguen. Pero esa sentencia civil no deja de tener un gran valor ético y no deja de ser un reconocimiento a las familias de las víctimas. Y no deja de ser un aviso para futuros gobernantes.


 Además, ahora se multiplican las voces que plantean que una vez declarados responsables de esas muertes -en el plano civil-, ahora se desprenda de esa responsabilidad un nuevo proceso penal, con o sin extradición previa, pero sí un proceso que dé con Goni y su ministro en la cárcel. No parece imposible y, desde luego, sería lo más justo.


 Pero además, vale la pena reflexionar sobre un matiz interesante de este juicio. Y es que, al ser evidente el apoyo político que los gobiernos norteamericanos han prestado a Goni y a su ministro, garantizándoles refugio durante casi 15 años, cabía temer que la justicia norteamericana se orientara por esa actitud de su Poder Ejecutivo (acostumbrados como ya estamos a que en nuestro país sea ése el criterio judicial). Pero resulta que no, que en  Estados Unidos el Poder Judicial había sido independiente y se orienta por los hechos reales -en este caso los asesinatos cometidos por lo acusados-, y no por las posiciones políticas -en este caso la neoliberal, ciertamente inducida desde Estados Unidos-. ¡Ojalá aprendamos esta lección! ¡Y ojalá el proceso en Norteamérica siga su curso!

Rafael Puente  es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

214
35

Otras Noticias