Rafael Puente

Presidenta Jeanine ¿a qué le llama educación alternativa?

viernes, 6 de marzo de 2020 · 01:11

Según noticias recientes de prensa, se encuentra detenida en la cárcel de Obrajes la señora Yola Neira Mamani Callizaya, que había sido, durante tres meses, viceministra de Educación Alternativa y Especial. La razón de su detención es el haber vendido cargos en dicha repartición gubernamental. La fiscal del caso cuenta con audios, videos y otros documentos probatorios e informa además que no es la única funcionaria acusada, y que en el proceso de investigación es posible que se convoque al actual ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas.

El jefe de la Unidad Anticorrupción de la Felcc, Luis Fernando Guarachi, dijo que en el secuestro de documentación se halló en la oficina de dicha viceministra entre 45 y 50 currículos de diferentes personas, currículos que “no deberían estar en su despacho, sino en recursos humanos”.

Hasta aquí es un nuevo caso de posible corrupción que deberá esclarecerse y sancionarse, y de eso se encargará la justicia (esperamos). Lo que nos preocupa a la hora de redactar esta columna de opinión es el hecho de que dicha señora haya sido designada por el actual gobierno nada menos que viceministra de Educación Alternativa, cargo que no tiene nada que ver con su formación académica, ni con su experiencia profesional. 

Por lo que se sabe hasta ahora, sus estudios se limitaron a dos años y medio de Derecho y después a secretariado ejecutivo. En términos laborales su experiencia es amplia: trabajó como faenadora (durante dos meses secretaria del Centro de Faeneo de la Alcaldía de La Paz) y también en la central de teléfonos de Entel. 

Fue operadora de medios en la Dirección General de Telecomunicaciones, en la Cámara de Diputados fue responsable del personal de mantenimiento, en la Alcaldía de La Paz facilitadora de la Dirección de Salud, en el ex-Banco Minero hizo control de personal y, según ella, también trabajó en el Hospital de La Merced y en la Dirección de Deportes… En el terreno político su mérito, según ella, es haber luchado contra el gobierno del MAS.

Realmente muy trabajadora la señora y puede que responsable, pero ni su formación profesional ni su experiencia laboral tienen nada que ver con educación alternativa. Por tanto, más allá de su enjuiciamiento por corrupción, lo que más nos preocupa es que la exministra de Educación  Virginia Patty  la nombrara viceministra, y que la presidenta Jeanine Añez aceptara ese nombramiento. ¿Qué concepto tienen de la educación alternativa nuestras actuales autoridades de gobierno?

¿Es una educación de segunda? ¿O una opción para darle un puesto en el gobierno a gente con la que no se sabe qué hacer? ¿Qué tiene que ver la educación alternativa con el “faeneo”, con el control de personal o con los cementerios?

No, señora Presidenta, la educación alternativa es mucho más delicada que la educación formal (por eso tampoco estamos de acuerdo con el secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos cuando afirma que ese cargo debe ser ocupado por un maestro). La educación alternativa (preocupada sobre todo —pero no exclusivamente— de quienes no han tenido acceso a la educación formal) tiene que ser mucho más creativa que la formal; tiene que saber llenar vacíos educativos, responder a necesidades imprevistas, aprovechar propuestas educativas innovadoras.

Está llamada a enriquecer la educación formal, tiene que acompañar y ayudar a personas con vocación educativa y que no han podido recibir la correspondiente formación profesional. Por tanto, hay que ser mucho más exigente a la hora de nombrar autoridades de educación alternativa.

Por tanto, no nos metemos con la persona ni con la capacidad de trabajo de doña Yola Mamani (la justicia verá qué hace con ella), sino con la irresponsabilidad de nuestras autoridades (Presidenta y exministra de Educación), de las que cabía esperar que valoraran la educación alternativa (y que si no la valoran y creen que puede estar a cargo de cualquiera, que supriman ese viceministerio). ¿De acuerdo?

 

Rafael  Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba. 

 

149
8

Otras Noticias