Rafael Puente

¿Democracia a puñetes y patadas?

viernes, 19 de noviembre de 2021 · 05:11

Siempre hemos considerado como algo positivo el hecho de que en Bolivia no deja de haber un elevado nivel de participación política. El Estado es de todas y todos, y por tanto resulta muy congruente ese nivel de participación.

Y por tanto también es normal, e inevitable, que se produzcan confrontaciones, incluso irreconciliables. Pero tenemos una normativa, y es parte de nuestra Constitución, que respalda el derecho de opinar, de disentir, e incluso de denunciar lo que se considere delictivo, y esa misma normativa establece que todos esos derechos tienen que expresarse dentro de un marco de respeto a quienes piensan diferente, y de aceptar las decisiones asumidas por una mayoría… Qué bien, ¿no?

Pues en la práctica no, porque en estos últimos días se acumulan informaciones y denuncias que expresan intolerancia, e incluso el uso de la violencia. La Fiscalía ha admitido una denuncia por golpes y lesiones del diputado Arce, del MAS, contra Tatiana Añez (opositora), en una accidentada sesión de la Cámara de Diputados. Mientras el subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Juan José Donaire, informó este miércoles que la Fiscalía admitió la denuncia del diputado oficialista Héctor Arce (MAS) en contra de la opositora Tatiana Añez (Creemos), por lesiones, motivo por el que se abrió una investigación. La presunta agresión se produjo en una accidentada sesión de la Cámara de Diputados. Arce exhibió los “arañazos” que recibió de parte de la diputada opositora, quien, acotó, intentó estrangularlo y terminó arañándole. Incluso se informó que el médico forense le dio cinco días de impedimento.

Tras conocer la denuncia de Arce, la diputada Añez también denunció que fue agredida físicamente por él, quien, dijo, le propinó tres puñetes en el estómago. “Este ‘poco hombre’ de Diputado me agarró del brazo y me daba puñetes en el estómago. Que no sea mujerengue. Qué pena que en su casa no haya aprendido a respetar a una mujer. Cobarde poco hombre” (sic), escribió en redes sociales. También indicó que la Policía Boliviana lleva adelante acciones encaminadas a recolectar evidencias para el proceso abierto, en el marco de las directrices investigativas fijadas por el Ministerio Público. Y se sabe que la diputada opositora Náyar recibe amenazas de muerte , se sospecha que procedentes del MAS. De hecho Áñez informó posteriormente que un médico forense le otorgó tres días de impedimento por los golpes que habría recibido de Arce… ¿A eso le llamamos “democracia”?

No interesan los detalles ni las formas o momentos de ejercicio de la violencia, ni quién es el primer provocador (o provocadora). Lo preocupante es que el espíritu participativo degenere en peleas físicas, y es que no se trata de un hecho aislado. Se publican también noticias como la existencia de los “Jichis” (funcionarios y civiles infiltrados en la Policía con el objetivo de “cuidar la imagen” del Ministro de Gobierno). Por su parte la oposición quiere procesar, por la vía penal, al diputado del MAS Héctor Arce, y denuncia que el Gobierno manipula a la Policía para evitar bloqueos. De hecho, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denuncia que el Gobierno boliviano manipula a la Policía para reprimir actividades opositoras, siendo así que la Policía debiera mantenerse políticamente imparcial.

La Asociación de Periodistas de Santa Cruz acusa al Director del INRA por encubrir a encapuchados que han llegado a secuestrar a un periodista… En el Ministerio de Educación la destitución de Quelca (¡ya era hora!) ha provocado peleas violentas entre grupos de personal que apoyaban a dicho ministro.

¿Es a esto que le llamamos “democracia” y democracia “participativa”? ¿Será que la población boliviana no está en condiciones de practicar el diálogo, el debate, y la aceptación de la opinión de una mayoría?

Según Rosario Baptista, incluso el Tribunal Supremo Electoral está “secuestrado”. ¿Y dónde quedan la auténtica democracia, el diálogo, la superación pacífica de desacuerdos y conflictos?

¿Ustedes qué opinan, queridos lectores?

 

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias