Rafael Puente

Desestabilización económica y política. ¿Y mental?

viernes, 3 de diciembre de 2021 · 05:11

Realmente estamos en crisis, y en el país se generan muchos más problemas que soluciones, pero lo grave es que parece que no nos damos cuenta: los supuestos movimientos sociales atacan a la prensa (como si lo malo fuera la información, y no los hechos que ésta muestra); los militantes del MAS atacan al gobernador de Santa Cruz (elegido democráticamente, ¿es que en Santa Cruz tiene que haber necesariamente mayoría masista?), e incluso la Csutcb anuncia una marcha a Santa Cruz (olvidando lo que es una Con-Federación y que en ella cada una de sus instituciones miembros conserva su libertad de acción y pensamiento). Pero además atacan a ese gobernador porque habla de federalismo, como si no tuviera cualquier ciudadano el derecho de pensar en las posibles ventajas de un estado federal. En Tarija un canillita se agarra a puñetes con un masista que no le deja vender sus diarios (como si el canillita fuera el que los escribe)…

Realmente Bolivia sigue siendo un país lleno de tesoros, geográficos y humanos, y con una población increíblemente organizada. Pero todas esas ventajas no compensan —ni disminuyen— la falta de conciencia respecto de los actuales problemas. Muchos de nosotros/as creemos que el más grave es el déficit fiscal, la disminución drástica de la exportación de hidrocarburos (de la que una vez más nace la inquietud por la necesaria exportación del litio, con sus conocidas consecuencias ambientales).

Una vez más queda a la vista que el problema de Bolivia no es su territorio (con sus muchos problemas y sus muchas riquezas, y su difícil comunicación), lo más grave es la actitud política de gran parte de su población, y por supuesto de sus dirigentes políticos y líderes sindicales).

En el actual contexto de crisis económica (que parece mucho más seria de lo que nos cuentan las autoridades), de repente aparece la noticia de que el Estado está pagando 800 ítems fantasmas. ¿Cómo es posible? ¿Puede llegar hasta ahí el descontrol de las finanzas públicas? ¿Conocen ustedes algún otro país donde pueda ocurrir algo así?

Pero el colmo son las recientes formulaciones de nuestros máximos dirigentes políticos, que a falta de otros siguen siendo el presidente Luis Arce y el expresidente Evo Morales (que evidentemente aspira a volver a ese cargo). Evo, tal vez por el interés que tiene en ser noticia, sale públicamente con la propuesta de organizar un referéndum la posible constitución federal del Estado boliviano. Está bien, cualquier referéndum consiste esencialmente en escuchar la voz del conjunto de la población (el único problema es que un referéndum cuesta dinero, que ahora no tenemos). Pero mientras tanto el presidente Arce, que se esmera en decir lo que no debe en escenarios internacionales, denuncia ante el grupo de Puebla que la propuesta de referéndum lo que busca es desestabilizar al gobierno (que él preside).

¿Arce contra Evo? No puede ser, Arce se sabe y se publica como seguidor de Evo, y sin su apoyo no habría sido elegido Presidente. Y Evo sabe que Arce es  su militante. Pero parece que ni el uno ni el otro piensan antes de hablar. ¿Se podrá añadir que ni el uno ni el otro tienen claros cuáles son los problemas reales que ahora padece nuestro país? ¿Será que no son conscientes de que no estamos en momentos de reformas políticas cuando lo que nos está faltando son posibilidades de sobrevivencia? Que le pregunten a la masa de vendedores ambulantes —que tienen más hambre que clientela— si el problema principal que padecemos es político o económico, si ese problema se resuelve cambiando la estructura del Estado (provocando desacuerdos), o más bien juntando todos los esfuerzos en la recuperación de recursos económicos, en la superación de la crisis generada por la pandemia del Covid.

Compañeros dirigentes: Por lo menos pónganse de acuerdo antes de hacer declaraciones públicas. De lo contrario no sólo debilitan el valor de sus respectivas opiniones políticas, sino que dejan mal parado al país en el escenario internacional. ¿No lo creen así?

 

Rafael  Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio  (CUECA) de Cochabamba

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias