Renzo Abruzzese

La crisis del sentido común

martes, 29 de octubre de 2019 · 00:11

Pese a todos los argumentos del oficialismo, la certeza de que Evo Morales no alcanzó el porcentaje necesario y la certeza de que perdería estrepitosamente en la segunda vuelta son irrefutables. Vanos son los artificios discursivos, las medias verdades y todo un amplio arsenal de justificaciones en gran medida absurdas en la consciencia ciudadana ya es un tramposo perdedor.

En el materialismo histórico, base filosófica del socialismo siglo XXI, el sentido común (del que nos hablaba con frecuencia el vicepresidente García Linera) se define como una suerte de irrefutables conclusiones en contra de las elucubraciones irrelevantes, pues bien, el sentido común sugiere que Evo Morales deje el poder, pues la historia de la humanidad muestra que es imposible vencer a un pueblo enardecido. Podrá tomar algún tiempo, pero, irremediablemente, la batalla la pierde el tirano.

El sentido común muestra que cuando cientos de miles (sino millones, como en los últimos cabildos) retiran el apoyo al que los gobierna, las posibilidades de gobernar están diezmadas. Sólo le queda el uso de violencia y la fuerza represiva del Estado; empero, por el mismo sentido común sabemos que por lo general eso dura muy poco.

También el sentido común aconseja que cuando un gobernante ha perdido la legitimidad de forma tan dramática como lo hizo Evo Morales, lo mejor es replegarse; es lo único que le permitiría seguir vigente en los años que siguen. Por sentido común, un gobernante que sale por la puerta trasera ha quemado sus posibilidades futuras. Sobrevivirá en el lado oscuro de la historia.

El sentido común mostraría a cualquier ciudadano que las multitudinarias marchas y protestas hacen parte de la realidad. Sucede que, acostumbrados a creerse sus propias mentiras, hoy se han convencido de que ese no es el pueblo. El ciudadano de a pie sabe, empero, que el “pueblo” que se ha instalado en la cabeza de los masistas hace mucho que se limitó a unas cuantas corporaciones (algunas incluso de dudosa reputación), un puñado de militares, algunos sindicatos prefabricados y el entorno palaciego.

 ¿A quién podría, por ejemplo, convocar la COB?  Por mero sentido común ni a sus esposas.  El sentido común les debiera sugerir que tanta gente unida por la misma voluntad democrática es mucho más pueblo que las seis federaciones de cocaleros, una federación de mujeres aguerridas y bien remuneradas, un Kaliman de menguada dignidad profesional y algunos acólitos aventajados. Los pueblos de verdad siempre están muy lejos de estos contubernios, generalmente en las calles.

El sentido común sugiere que cuando millones ocupan los espacios públicos, una verdadera amalgama de credos, posiciones políticas, razas, etnias e identidades se han dado cita más allá de sus diferencias. Racializar el conflicto e intentar mostrarlo como una disputa racial y discriminadora no sólo es inútil, sino que, además, peligrosa por naturaleza. Sucede que cuando el pueblo decide defender sus derechos con la fortaleza con que ahora los defiende, todas las “marcas” raciales, políticas o de cualquier tipo desaparecen como por arte de magia.

Los tiranos caen precisamente por imaginar pueblos, sublevaciones, golpes de Estado y variadísimos fantasmas allí donde no los hay.

Finalmente, el sentido común sugiere que antes de pasar a la historia con más sangre de la que ya lo ha manchado, Evo Morales debiera evitar entrar a los textos académicos como un gobernante ambicioso o un tirano que no dudó en enfrentar a su pueblo, y, en aras de la gloria que tanto añora, dejar la posta en nombre de su memoria. Quizá así, la historia lo absolverá.

Renzo Abruzzese es sociólogo.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

124
3

Otras Noticias