Atando cabos

Diálogo social y el día de la pera

Por 
martes, 19 de abril de 2016 · 00:00
En los últimos años me comenzó a dar vueltas en la cabeza una idea que es necesario compartirla ahora: en materia laboral, el diálogo social es una aspiración de organismos internacionales, de algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) así como de los analistas del mercado de trabajo,  más que de los sindicatos y empleadores.

En los últimos 30 años, por poner una periodicidad, se escucha -ya sea de los dirigentes de las organizaciones sindicales o de los dirigentes de los empleadores- apelar al llamado diálogo para solucionar algún problema, generalmente el del salario. 
 
Al parecer, esas convocatorias son más una postura política para argumentar que el perjuicio que se ocasiona a la sociedad, por alguna medida de presión, no es culpa de ellos, sino del otro. De esta manera tenemos que soportar huelgas en el sector de la salud, educación y otros servicios generalmente públicos. 
 
Después  de que su huelga causó daños a miles de miembros de  la sociedad, recién se sientan a la mesa de negociación a redactar los términos del armisticio. Generalmente, las negociaciones siempre se realizan luego de un observado el conflicto y no antes. 
 
La diferencia es que si la negociación se realiza, el acuerdo es (con palabras mayúsculas) un convenio colectivo; es decir, un convenio entre el sindicato y los empleadores. Si bien el acuerdo que se redacta para poner fin al conflicto es también un convenio colectivo, en el fondo es un armisticio colectivo. 
 
La cooperación internacional y algunas ONG encararon la promoción de las prácticas de diálogo y negociación colectiva mediante la implementación de cursos, talleres, investigaciones, publicaciones, etcétera. Sin embargo, todo ese esfuerzo se vino abajo cuando se escucha por parte de la Central Obrera Boliviana (COB) que no permitirán que a la mesa de negociación salarial se sienten los empleadores. Ellos sólo negociarán -según expresa la dirigencia sindical- con el Gobierno. 
 
En el pasado la COB pedía que los representantes de los empleadores se sienten a  la mesa de negociación salarial y de esa forma crear un espacio tripartito para abordar todos los temas laborales. Los dirigentes de los empleadores respondían que no podían participar porque existía una prohibición específica en sus estatutos. En la coyuntura actual, son los empleadores (es de suponer que quitaron las restricciones estatutarias) los que solicitan ser incorporados en las rondas de negociación.
 
El mercado de trabajo es muy caprichoso.  Si el desempleo es alto, los salarios tienden a bajar y viceversa.  En los últimos años los salarios para las nuevas incorporaciones tendieron a subir por dos causas: una por acción gubernamental, que fija por decreto (es legal) el nuevo salario mínimo; y, otra, la acción de mercado de trabajo. 
 
Esto, después de 10 años, provocó distorsiones en el equilibrio de las empresas. En esas condiciones de crecimiento salarial y apoyo gubernamental,  los dirigentes sindicales optaron porque los empresarios no participen en las negociaciones. De hacerlo, dejarían que el mercado haga su trabajo de subir salarios, pues con la negociación lo que se hace es sacar del mercado la determinación del nivel salarial y llevarla a la mesa de negociación.
 
Esa situación es la que no entienden los dirigentes sindicales. Estamos en el punto de inflexión. Al parecer, el desempleo comienza lentamente a elevarse. Por un lado, las empresas no están contratando nuevas personas; es más, están diseñando políticas de incentivo al retiro de trabajadores. Por lo tanto, dentro de poco serán los dirigentes quienes soliciten que participen los empleadores en las mesas de negociación y éstos se mostrarán reacios a participar. 
 
De esta manera, los especialistas en negociación, los especialistas en diálogo  social junto con las ONG y algunas agencias de la cooperación internacional seguirán insistiendo en el diálogo social y la negociación colectiva.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

22

Comentarios

Otras Noticias