Atando cabos

Seguridad social y sus puertas

Por 
martes, 12 de diciembre de 2017 · 01:06

El mercado de trabajo debemos verlo como un flujo de personas que ingresan y salen.  En otras palabras, si los adultos mayores no se jubilan o no dejan sus puestos de trabajo, los jóvenes tendrán dificultades para conseguir un  puesto de trabajo. Al parecer, debido a la actual Ley de Pensiones, los trabajadores no tienen ninguna motivación para jubilarse debido a las rentas bajas que percibirían al dejar de ser trabajador activo.


La semana pasada, el Centro de Apoyo al Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA)  organizó un taller sobre las “alternativas para mejorar las pensiones de jubilación”. Asistí al mismo con un doble interés.

Primero por conocer el tema y segundo averiguar sobre las posibilidades para que mejore la renta que recibo por mi jubilación.  Mis expectativas fueron cumplidas a cabalidad. 


En este evento, los expositores nos afirman, basados en cifras oficiales, que casi el 9% de la población es mayor de 60 años y que el 43.8% de esta población todavía trabaja para vivir; mientras que sólo el 11% es jubilado y un 3,7% trabaja y tiene jubilación. Lo que más preocupa es que 41,5% de las personas mayores no tiene ingresos; es decir, viven de la solidaridad familiar o implementan  otras estrategias de sobrevivencia. 


Los jubilados tienen rentas bajas. Casi el 20% de los rentistas por jubilación tienen rentas por debajo del salario mínimo nacional (1.800 bolivianos). Un 17% gana entre los 1.800 a 2.800 bolivianos de renta y encontramos rentas que van hasta los 4.800. Esto implica que las rentas son bajas. 


 Debido a esta situación se reformó la Ley de Pensiones. Al parecer, con la nueva ley los ingresos de los jubilados cayeron incluso en un 30%. Lo cual es grave, pues si esa es la tendencia, en el futuro observaremos decrecer las rentas. Lo que está ocurriendo es que se está creando un nuevo bolsón de pobres compuesto íntegramente por los adultos mayores, jubilados o no.


Conozco un caso, seguramente hay muchos más, de un trabajador enfermo y con muy pocas capacidades de trabajo que se negaba a aceptar la invitación por escrito de la gerencia para jubilarse, debido a que, luego de 30 años de trabajo, gozaba de un buen salario básico, el mismo que se reforzaba con el Bono de Antigüedad y otros beneficios. Si se jubilaba, sentiría una caída considerable en sus ingresos. El trabajador prácticamente murió en su puesto de trabajo.


 En otras palabras la normativa actual para jubilarse no es atractiva para los trabajadores activos, por ellos prefieren continuar trabajando. Hay otro grupo que se jubila para ser competitivo en el mercado de trabajo.  Recibe su renta y la atención médica, pero, además, busca un trabajo para complementar la renta sin exigir que el empleador pague la seguridad social de corto plazo. En otras palabras, se flexibiliza el mercado de trabajo. 


 Mientras esto sucede en la puerta de salida, en la de la entrada hay más jóvenes que tienen dificultades de ingreso, por ello aceptan puestos de trabajo como pasantes con remuneraciones que no alcanzan al salario mínimo. Quizá ésta sea una de las razones para que los jóvenes busquen una remuneración en el sector informal o se incorporen a una pandilla juvenil. 


 Al parecer, una solución, que está proponiendo el Órgano Ejecutivo, es obligar a las personas a jubilarse a los 65 años de edad. Muchas personas e instituciones, como el CEDLA, consideran que esta afecta a los derechos humanos; mientras que algunos abogados consideran que esta propuesta es un bálsamo que tendría el sector privado debido a que permitiría instrumentar el despido forzoso, previsto en el Artículo 65 de la Ley General del Trabajo. 


 Quizá la obligación de jubilarse, que  se aplica en todo el sistema de la Organización de Naciones Unidas, no sea el más adecuado. Lo correcto será encontrar una respuesta para subir el nivel de las rentas y de esta forma la jubilación sea una verdadera opción para el trabajador cansado. 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

95

Otras Noticias