Atando cabos

Los deseos de Año Nuevo

Por 
martes, 09 de enero de 2018 · 00:06

Todos comenzamos el año con deseos de concluir la gestión con logros que nos beneficien. Para ello, los paceños recurren en enero a la Alasita a ratificar sus deseos comprando miniaturas para dar cuerpo a sus  esperanzas. En las ciudades ch’allan  sus viviendas en Carnaval para dar reciprocidad a la Pachamama;  en el campo se ch’alla en agosto para que la Pachamama fortalezca la tierra después del desgaste que sufre en el invierno.  


También la tradición nos dice que no se consigue nada si es que no se lucha. Decimos: “A Dios rogando y con el mazo dando”. Quizá por ello el 80% de los días del año presenciamos marchas, huelgas y otras formas de protestas de los distintos sectores que componen nuestra economía y nuestra sociedad. Este año no será distinto y para decir esto no necesitamos consultar con Nostradamus (Nostradame), simplemente sabemos todos que así será. 


 Es más, este año al parecer las manifestaciones sociales de protesta serán más severas que en los anteriores porque las demandas también son mayores. Al parecer despertó la clase media con demandas propias que interesan a todos los ciudadanos. Pasó a liderar las luchas sociales como en los años 70 del siglo pasado.


 Todo 2017 los ciudadanos se organizaron en colectivos y/o plataformas en las que participan jóvenes y profesionales. En estos núcleos de personas se discutieron muchos temas, entre ellos el respeto al voto ciudadano, a la democracia y a la legislación nacional. También se manifiestan por una reforma de la justicia y últimamente contra el Código Penal. No son partidos políticos.


 Estas plataformas también se convierten en verdaderas casas de campaña, dado que las protestas las hacen en las redes sociales reales a su alcance: en sus hogares, en la tienda de la esquina, en las universidades, en los cafés, en los centros de trabajo. Pero también utilizan las redes sociales virtuales: Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp.  En otras palabras, la clase media encontró los temas que la aglutinan y el método adecuado para manifestarse y relacionarse políticamente.


 Los colectivos tienen un personaje y una organización a quien fustigar. Identifican al MAS y al Gobierno como los causantes de los problemas sociales y económicos; mientras que el Gobierno ataca y acusa a las redes sociales, a la prensa independiente, como si éstos fueran un personaje político. Los acusa de propalar mentiras o de estar organizando una conspiración. 


 Pero la red social no es un individuo, es un sinnúmero de personas de ambos sexos, de todas las edades y pertenecientes a distintas etnias, y con distintos niveles culturales y de educación. De esta manera, el Gobierno se estrella en el muro del Facebook  o dispara al pajarito del Twitter, que siempre sale volando. Este año, al evidenciar la existencia de los colectivos ciudadanos extenderá sus acusaciones a estas plataformas de ciudadanos.  


 Estos colectivos ciudadanos crearon plataformas de reivindicación política basados en el respeto a la legislación nacional, partiendo de la Constitución Política del Estado y de todas las leyes. No están dispuestos a más agresiones a los profesionales y reivindican el respeto al voto ciudadano; por ello rechazan las resoluciones del Tribunal Constitucional Plurinacional que escamotean el voto popular.

Estos colectivos ciudadanos están alejados de cualquier organización política tradicional, siempre habrá alguna con algún vínculo orgánico, con un partido político, pero, por lo visto, hasta ahora, son independientes.  


Las esperanzas de estos colectivos ciudadanos de principio de año, y que seguramente serán ratificados en Alasitas, son aquellas que tienen que ver con la actividad política y con la vida cotidiana de los ciudadanos: lote, casita, novia, carrito.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

92

Otras Noticias