Atando cabos

2° aguinaldo: beneficio o derecho adquirido de los trabajadores

martes, 02 de octubre de 2018 · 05:12

Como dice el dicho, no hay plazo que no llegue, ni deuda que no se pague. Y llegó octubre, mes fijado por las autoridades para confirmar si este año se paga o no el segundo aguinaldo. Este beneficio se lo denomina “Esfuerzo por Bolivia” y se paga a los trabajadores activos del sector público y privado, siempre y cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) sea mayor al 4,5%.

Una de las consideraciones para implementar el pago del segundo aguinaldo, según se establece en el DS 1802, se debe a que las trabajadoras y los trabajadores del Estado Plurinacional contribuyen al crecimiento del PIB. Esto significa que se está tomando únicamente como factor del crecimiento, el aporte que realizan aproximadamente 1.101.600 personas, que son las que cobrarían este beneficio, y no las 5.508.016 personas ocupadas en el país. En otras palabras, sólo cobraría el 20% de la población ocupada. No recibirían este pago la mayoría de los trabajadores rurales, así como un gran número de los trabajadores de las micros empresas y los trabajadores por cuenta propia e informal.

Pero el Decreto 1802 no sólo no hace participar de este beneficio al 80% de los trabajadores y trabajadoras del país, sino que no toma en cuenta que la productividad no sólo es el resultado del esfuerzo de los trabajadores, sino también de los empleadores, pues la productividad es el resultado de la utilización de otros factores más.

Los estudios empíricos y la teoría económica nos señalan que el crecimiento económico en el largo plazo está asociado a dos tipos de factores: 1) aumento en el uso de factores productivos (capital y trabajo); 2) aumentos en la eficiencia o productividad con que se utilizan estos factores a través de innovaciones técnicas y mejores procedimiento. De esta manera se “premia” al factor trabajo y se castiga al inversor que arriesga el capital para crear las fuentes de trabajo.

Por otro lado, según algunos expertos, el monto monetario que se eroga por este motivo no provoca una modificación significativa de la estructura de la distribución del ingreso (Página Siete 30 de septiembre de 2018), pero si estamos en condiciones de afirmar que existen efectos nocivos, sobre todo en las pequeñas empresas industriales. También esta medida desincentiva a realizar inversiones.

Muchos dirigentes empresariales, sobre todo aquellos que representan a las pequeñas empresas, han manifestado su rechazo pues los ingresos que generan no alcanzan ni siquiera para pagar un aguinaldo, debido a que el mercado interno está invadido de productos chinos que ingresan de contrabando.

Es más, en el pasado, algunas empresas estatales tuvieron dificultades para hacer efectivo el pago del segundo aguinaldo. El año 2015, en la unidad legal y financiera de la Empresa Minera Huanuni, perteneciente a la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), se discutió la viabilidad del pago del segundo aguinaldo debido a que no se registró utilidades por la caída de los precios del estaño. En esa misma situación se encuentran un gran número de empresas y no hablo sólo del sector minero, sino de casi la totalidad de los sectores que componen el tejido productivo del país.

En la práctica, el segundo aguinaldo es el pago de un beneficio que el 20% de los trabajadores lo consideran como un derecho adquirido. Y es un derecho adquirido porque se deriva del Decreto Supremo 1802. Son derechos adquiridos aquellos que nacen de las disposiciones legales, del acuerdo entre partes o por el acto unilateral del empleador en beneficio del trabajador.

Desde esta perspectiva, la Constitución Política señala que los derechos y beneficios que tienen los trabajadores no pueden renunciarse y son nulas las convenciones contrarias o que tiendan a burlar sus efectos. De esta manera, el aguinaldo (primero y segundo) es un sueldo anual que deben recibir todos los trabajadores que entre enero y diciembre hubiesen cumplido 30 días de trabajo en el sector productivo (obrero) y 90 (empleados) en los otros sectores. Generalmente se instruye su pago hasta el 20 de diciembre sobre el promedio de los últimos tres meses trabajados.


Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

71
10

Otras Noticias