Atando cabos

Segundo aguinaldo, cortina de humo

martes, 15 de enero de 2019 · 00:11

Cuando el salario mínimo nacional es de 2.060 bolivianos  y la Central Obrera Boliviana (COB) reclama por un segundo aguinaldo para los trabajadores que ganan más de 15.000 bolivianos, algo anda mal en la organización sindical.

El 7 de abril del año pasado la COB hizo llegar al Presidente del Estado su pliego petitorio con más de 50 puntos y en el que priorizan temas como la reactivación del sector minero metalúrgico, el incremento de los recursos para la prospección y exploración petrolera, también demandan eliminar los contratos de consultorías en línea que genera explotación laboral, además piden la reposición del cálculo del bono de antigüedad sobre la base de tres salarios mínimos nacionales y consideran prioritario que se cree un plan de viviendas sociales para los afiliados a la COB. Al parecer ninguno de estos puntos fue resuelto por el Gobierno. La COB a pesar de contar con esas demandas, algunas con amplio respaldo en sus bases, prefirió enfocarse o “luchar” por el segundo aguinaldo para los que ganan muy bien.

Se observa que el salario mínimo es de 296 dólares, pero también se conoce que en muchas de las microempresas los trabajadores asalariados ganan menos de esa cantidad. También se sabe que a un profesional universitario recién egresado le fijan un salario entre 3.500 a 6.000 bolivianos mes y a uno con experiencia y que ejerce cargos de dirección tiene salarios que fluctúan entre 7.500 a 15.000 bolivianos mes. Los únicos que ganan más de 15.000 son los gerentes de las empresas grandes que tienen salarios superiores a esa cifra y los funcionarios públicos de jerarquía que tienen un ingreso mensual en promedio de 17.000 bolivianos. La sabiduría sindical del pasado tampoco se manifiesta ahora.

La COB mantiene su demanda por la remuneración insoluta. Como los derechos laborales no se pierden por mandato del Artículo 48 – III de la Constitución Política del Estado, aunque medie la firma de un convenio. Por ello no entiendo por qué los cobistas no interponen una demanda ante el Tribunal Constitucional Plurinacional, o es que no confían en la justicia boliviana y temen que estos tribunos no fallen basados en la Constitución como lo hicieron con la re, re y re postulación. Pero no es ese el temor de la COB, para no interponer una demanda de inconstitucionalidad porque todo lo que están haciendo es puro tongo acordado entre las dos partes en supuesta disputa, al parecer quieren llevarnos a discutir eso y no lo que está ocurriendo, por ejemplo con el Tribunal Supremo Electoral.

La COB debe cuestionar el pago del segundo aguinaldo debido a que perjudica a los centros de trabajo de los segmentos empresariales más pequeños y donde está concentrada más del 80% de los trabajadores y trabajadoras del país. En esas empresas el trabajo es precario, quizá sea de más beneficio para los trabajadores de las micro y pequeñas empresas que los empleadores doten de ropa de trabajo. Ahora las grandes empresas son favorecidas, no tendrán que pagar una buena cantidad de dinero por un segundo aguinaldo a sus mandos medios y ejecutivos. Pero el CEN de la COB insiste en cobrar más dinero. Si algún ejecutivo empresarial se ve afectado por el tope en el pago del beneficio, que interponga una demanda en los tribunales respectivos.

El año 2013 la ministra de Comunicación  Amanda Dávila  sostenía que el entonces dirigente sindical Jaime Solares percibía un salario de 17.000 bolivianos, los mismos que cobraba en la Empresa Minera de Huanuni. Me pregunto ¿cuánto gana ahora el dirigente de la COB Juan Carlos Huarachi, dado que está declarado en comisión de la misma empresa minera de Huanuni?, no tengo evidencia empírica, pero estoy seguro que gana un salario por encima de los 15.000 bolivianos.

Por ello hay dos percepciones de los y las ciudadanas: la primera es que los dirigentes se quedaron sin su beneficio y están, como se dice coloquialmente, sangrando por la herida, y la segunda y más probable es que estén echando una cortina de humo para cubrir la situación política del país emergente de las determinaciones del Tribunal Electoral.

 

Rodolfo Eróstegui T. es  experto en temas laborales.

202

Otras Noticias