Rodolfo Eróstegui T.

Actores sociales: cambio de guardia

martes, 29 de octubre de 2019 · 00:12

Las movilizaciones de estos días tienen como sujeto social fundamental a los vecinos, a los jóvenes y mujeres. No están presentes los sindicatos de trabajadores liderados por la Central Obrera Boliviana (COB), que prefirió ser leal al Gobierno que al pueblo boliviano, que históricamente representaba.

Las movilizaciones populares de los últimos años nos mostraron una tendencia a dejar a los viejos actores sociales y políticos  y, al mismo tiempo, apoyar el surgimiento de otros que responden a las nuevas formas de organización de las personas y a las expectativas de las mujeres, y la juventud. También la sociedad comenzó a alejarse de los actores sociales que representan el pasado y se acercó a los que muestran sensibilidad con las nuevas demandas.

En estas elecciones no sólo se confrontaron Evo Morales y Carlos Mesa, sino que se enfrentaron las ofertas del pasado (Evo) con las del futuro (Mesa). Nacionalización contra seguridad jurídica, centralismo estatal contra autonomías regionales, autorización de chaqueos vs. respeto al medioambiente.

En el pasado era indiscutible que el actor principal era la COB, a la cual trabajadores asalariados o no recurrían  en búsqueda de justicia y defensa de sus derechos políticos. También la buscaban los políticos para coordinar acciones o recibir su consejo. Mientras que los comités cívicos no eran relevantes, sólo el de Santa Cruz escapa de  esa afirmación. Los otros o no existían o eran insignificantes.

Hace 20 años se buscaba a la COB por su prestigio histórico. Sin embargo, en los últimos  años esa reputación y  respeto desapareció. Ahora, en los  nueve departamentos son los comités cívicos los aglutinadores de las peticiones locales y éstos, coordinándose entre sí, enarbolan las demandas nacionales. Este, al parecer, es el germen del nuevo sujeto social histórico.

La COB representa al segmento de la población asalariada que no sobrepasa de 18% de la población laboral activa con resguardo de la Ley General del Trabajo (LGT). El restante 82% tiene un magro ingreso y sin beneficios sociales, ni vacaciones, ni  jubilación y mucho menos atención de salud. Es por esa razón que el tema de la justicia, la atención en salud y educación se tornó importante en estas últimas elecciones.

 En el pasado esta organización era solidaria con aquellos sectores sociales que no estaban afiliados y procuraba representarlos.  Ahora, ante la poca atención que   dio el  Gobierno a los temas de salud, educación y justicia, no se pronunció. Sólo pidió el doble aguinaldo.

A pesar de  que los jóvenes están mucho más capacitados que los nacidos  a mediados del siglo pasado,  ven nubarrones negros en su futuro. No tienen empleo digno y tienen la amenaza del cambio climático e intuyen que al actual presidente, en coordinación con la COB,  no le interesa atender sus demandas, como el respeto al medioambiente. 

Por ello digo que a los jóvenes ya no les interesa la COB porque ésta representa el pasado, no sólo en la política (para ser líder de la COB se tiene que ser trabajador del sector minero), sino porque  se opone  al cambio de matriz productiva, además pretende  mantener a la minería, a pesar de ser la que más contamina, como el sector fundamental de nuestra economía. 

Quizá por ello  esta juventud es la que se está manifestando  con mayor radicalidad en defensa de su voto. Lo que creo es que en el fondo piden  respeto a su persona, que les reconozca  su capacitación, que los traten como profesionales y que respeten sus derechos políticos, y se atiendan sus demandas en torno al medioambiente. Pero ahora lo que piden es que se respete su voto.

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

61

Otras Noticias