Atando cabos

Entre Quiborax y narcotráfico

martes, 14 de mayo de 2019 · 00:12

Lo que en un principio aparecía entre tinieblas, ahora se presenta claramente: las actuales elecciones las vivimos en medio de una guerra sucia unilateral ejecutada por el oficialismo contra la candidatura de Carlos Mesa. A esta guerra sucia unilateral se sumaron los corifeos, formados por los otros candidatos.

Decíamos que la guerra sucia estaba oculta en las tinieblas porque en las primeras acusaciones oficialistas contra Mesa él no era candidato. Precisamente, la guerra sucia lo catapulta a convertirse en el principal referente de la oposición. Si no lo hubieran acusado por la pérdida del arbitraje de Quiborax, el expresidente estaría tranquilo comentando el rumbo de las elecciones o estaría embarcado en un nuevo proyecto de algún libro. Las acusaciones infundadas lo hicieron crecer. Esta guerra sucia declarada a Mesa muestra lo inseguros que están los oficialistas.

Alguien en las redes sociales decía que Carlos Mesa debía invitar a Susana Rivero a su equipo de campaña o a alguien del oficialismo, pues cada que  lo agreden con falsas acusaciones, la estatura de Mesa, que de por sí es alta, crece más. Una y otra vez el masismo cae en la misma trampa. 

Si es que no me equivoco, primero lo acusaron de haber instruido la entrega de los misiles chinos a Estados Unidos cuando todos sabían que era otro presidente el que lo hizo. Luego, el oficialismo lo responsabilizó por delitos en la reversión de la concesión minera de en el Salar de Uyuni; es decir lo de Quiborax, cuando los que se equivocaron eran los del Órgano Ejecutivo.

 Posteriormente intentaron enlodar al principal candidato de la oposición con el tema de Camargo Correa, acusación que también se cayó. Ahora, fueron con un boleto sumamente fuerte, lo acusaron por vínculos con el narcotráfico. Cuando ese tema se debilitó pasaron a la evasión de impuestos y pronto se convertirá en que Carlos Mesa, en el kinder, no entregó una tarea.

Lo que llama la atención es la actitud de la mayoría de los candidatos de la oposición que se suben al carro de las calumnias que el oficialismo lanza contra Mesa y lo único que hacen es quedar en ridículo, pues lo mínimo que la gente piensa es que los otros candidatos salen a pescar en río revuelto. Pero la verdad es que  quieren que el masismo haga bajar la preferencias por Mesa y ellos subir relativamente en las encuestas. Pero cuando se cae la acusación también se caen ellos.

Lo cierto es que la guerra sucia es unilateral, la usa sólo el oficialismo por intermedio de sus militantes. Lo que es en la acera de Mesa, se optó por no enlodar a ninguno de los candidatos; es decir, se pretende una campaña limpia. Al parecer esta actitud no gusta a muchas personas,  pero va en línea directa con la personalidad y el convencimiento del candidato de Comunidad Ciudadana.

Muy pocas veces en política se opta por seguir una línea en la que la opción de campaña sea no desprestigiar al rival, sino únicamente hacer propaganda del pensamiento, de su propuesta. Sin embargo, en la acera oficialista hay la convicción de que calumniando se logrará subir en las encuestas y al final en la votación. Esta actitud va en línea directa con la personalidad y el convencimiento del candidato oficialista.

Una de las principales acusadoras de Mesa es la diputada Rivero. Esta señora se muestra ante la opinión pública como una persona que tiene un odio visceral por el candidato de Comunidad Ciudadana. No es la primera vez que lo acusa.

Esperemos que en los próximos meses la actitud oficialista cambie, pues lo único que no queremos los bolivianos es enlodarnos con falsas acusaciones.

 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

258
4

Otras Noticias