/ Rodolfo Eróstegui T.

Cuarentena, la última trinchera

martes, 28 de abril de 2020 · 00:11

Todavía no entendemos bien la enfermedad producida por el covid – 19, pero ya  sabemos cómo se contagia, lo cual es un buen inicio. Por ello tenemos que utilizar barbijo, lavarse las manos, usar lavandina y alcohol para mantener a raya al coronavirus. Pero lo que todavía no comprendemos en su cabalidad es lo que provocará en la economía y en la sociedad. Intuimos que tendrá efectos desastrosos en el empleo, que muchas empresas hoy en paro obligatorio se verán obligadas a cerrar sus puertas. Para superar esta situación no sólo se necesitará barbijo y lavandina, sino mucha imaginación y gobernantes con legitimidad y que no estén en campaña electoral.

El desconocimiento del virus nos orilló a nuestras casas, cuarentena la llamamos. Retrocedimos hasta la última trinchera. Si esto no da resultado, entonces estaremos contra la espada y la pared. Pero todos sabemos que con esto les damos tiempo a los científicos y a los laboratorios para que encuentren la “bomba de neutrones” que elimine al virus o nos inmunice a sus ataques y no nos cree efectos secundarios.

El pinche virus no sólo está provocando la mayor crisis económica y social de la historia, sino al  mismo tiempo pasó a cuestionar las prácticas de producción, consumo y  comportamiento individual que no hacen otra cosa que contaminar el medio ambiente con C02, deforestando grandes extensiones de bosques (los incendios forestales de los años anteriores son el ejemplo en el país). La producción minera contamina los ríos con agua copajira (agua ácida de color amarillo), con mercurio y otros químicos. Contaminamos los ríos, los lagos, los mares con plástico, papeles o heces fecales. El transporte ineficiente contamina con CO2 los cielos a punto de que no podemos ver en el horizonte y en otros países (China) en algún momento no podían ver la acera del frente.

Parece broma, pero dice el dicho de los “cacheros”: lo que se ve se anota,  el coronavirus nos metió presos por contaminadores por depredadores, en definitiva por irrespetuosos con la madre tierra. En pocos día de cuarentena aparecieron peces en los ríos urbanos de Santa Cruz, el río Rocha de Cochabamba vuelve a tener agua y cristalina,  el Illimani se ve diáfano en La Paz (Tony Suarez estará feliz, por fin puede retratarlo tal cual es).Estamos presos y la Pachamama vuelve a reinar a plenitud.

La lectura que están haciendo muchos intelectuales es que no es sostenible seguir con un patrón de desarrollo basado en la explotación de recursos no renovables como la minería, gas y con una producción agrícola que deprede los bosques para ampliar la frontera agrícola a nombre de la seguridad alimentaria. Como no hay varita mágica que transforme nuestra estructura productiva en una noche, por eso se  los debe considerar como sectores en vías de extinción mientras se construyan los nuevos sectores económicos que los reemplacen. Para ello necesitamos un plan económico bien pensado y construido con la participación de todos actores económicos y sociales.

Pero no sólo son los mineros y los agropecuarios que tienen que cambiar, también son los industriales que descargan sus aguas contaminadas a los ríos, que  tienen procesos productivos obsoletos y contaminantes. Siendo que ya existen tecnologías que reconvierten las industrias hacia una producción más limpia. 

Los sindicatos que en sus pliegos demandaban incrementos salariales inalcanzables, responden a sus seguidores que son consumidores compulsivos por tener el último celular, la ropa de estación. Ya no es posible continuar con esas pautas consumistas, debemos aprender a vivir con un consumo moderado, a equilibrar la productividad, medioambiente  y el salario.

Si no hacemos el esfuerzo y sacrificios por cambiar, no habremos aprendido las lecciones de esta crisis sanitaria actual y que mañana además se transformará en económica – social, estaremos condenados a vivir ocultándonos del pinche virus y serán nuestros nietos o hijos que se cansen de nuestra estupidez y cambien el mundo.

Rodolfo Eróstegui es experto en empleo.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

35
5

Otras Noticias