Rodolfo Eróstegui T.

Pandemia: de la incertidumbre a la certeza

martes, 21 de julio de 2020 · 00:11

Se supone que la pandemia continuará en el segundo semestre de este año y seguramente diremos lo mismo sobre el primer semestre del próximo año y así sucesivamente iremos anunciando su mitigación o su fin. Sólo pararemos cuando se encuentre una vacuna o un tratamiento exclusivo para esta enfermedad.

A la Organización Internacionales del Trabajo (OIT)  le pasa lo mismo que a todo el mundo. Ahora considera que el Covid – 19 tendrá, en los próximos seis meses, una incidencia mayor de la enfermedad, sobre todo en los países en vías de desarrollo. Esto los llevó a revisar nuevamente las pérdidas de fuentes de empleo. Según el observatorio del empleo de esta organización que preveía una contracción del empleo mundial de 10,7%, ahora considera que el desempleo será de 14%. Para los países de ingresos medianos  este indicador puede llegar a 16,1%. Todas estas cifras nos muestran una pérdida 400 millones de empleos a tiempo completos, antes se decía que eran 300 millones. Esta organización estima que sólo en América se ha reducido un 18,3% de horas de trabajo, equivalente a 70 millones de empleos a tiempo completo. Así pues estamos ante  la mayor pérdida de empleo en las principales regiones geográficas. De esta manera  se puede decir que la otra pandemia es el desempleo. 

En Bolivia a fines del año 2019 se consideraba una tasa de desempleo de 4,8%, pero ahora esta cifra ya es superada con creces. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en Bolivia el desempleo pasó de 4,8% a 7,34%. Esta institución afirmó que entre marzo y abril hubo un aumento de dos puntos, es decir un punto porcentual por mes, debido a la cuarentena rígida y la consiguiente paralización de la economía. Con esta lógica de que nada es definitivo, la cifra del desempleo de abril a julio seguro que ya aumentó. A fin de año podemos estar hablando entre 15 a 20 por ciento de personas buscando un empleo.

Nosotros estamos acostumbrados a querer solucionar los problemas de empleo con la promulgación de una norma jurídica como si ésta pudiera arreglar las cosas. Por ejemplo, ante el impacto negativo del Covid – 19 a alguien se le ocurrió incluir en la Ley 1309, de 30 de junio de ese año, promulgado por el gobierno paralelo de Eva Copa, un artículo que otorga  estabilidad laboral. Lejos de remediar el problema que vivimos, enturbia aún más las dificultades laborales emergentes de la pandemia. Lo cierto es que las empresas están trabajando a media máquina o se están cerrando y una ley no podrá solucionar esto. Los trabajadores lo saben, pero teniendo una ley a su favor, tratarán de sacarle provecho. Los despedidos ya saben que no tienen trabajo pero concurrirán al Ministerio de Trabajo o a los juzgados laborales buscando que se cumpla la ley o les den una compensación extra legal.

Para que los problemas emergentes del Covid – 19 puedan empezar a solucionarse, primero se debe acabar con el gobierno paralelo. Debemos encontrar por lo menos un equilibrio político, lo óptimo sería contar con un gobierno legítimo y no transitorio  y con órganos estatales renovados y fortalecidos. Con la legitimidad de un nuevo gobierno y de órganos estatales renovados,  se podrán realizar intervenciones en el mercado de trabajo para dinamizar las empresas que estén expulsando más trabajadores y también apoyar a los grupos más vulnerables. 

Segundo, el diálogo social debe ser la herramienta que más se utilice en esta coyuntura para definir políticas de Estado con fuerte arraigo social. Para que el diálogo sea efectivo, se debe despolitizar a los dialogantes y centrarlo en el ser humano. Se debe discutir cómo aumentar la inversión para mejorar la capacidad de las personas, de las instituciones laborales y el empleo sostenible y decente. Pero sobre todo se debe discutir  de dónde saldrán los recursos, de inversión que se utilizaran  en el proceso de recuperación.

Mientras dure la incertidumbre que produce el virus, lo único que está en nuestras manos, además de lavarlas con frecuencia, es organizarnos.

 

Rodolfo Eróstegui es experto en temas laborales.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

21
1

Otras Noticias