Rodolfo Eróstegui T.

La gloriosa COB

martes, 18 de agosto de 2020 · 00:11

Podemos llenar muchas páginas recordando las luchas sindicales en las que reivindicaba la atención médica, el seguro de vida para los mineros, la estabilidad laboral, el reconocimiento del salario mínimo,  la libertad sindical y muchos otros temas más.  

Los trabajadores bolivianos tardaron casi medio siglo XX en organizar una central sindical única y que represente los intereses de todos los trabajadores. Ese esfuerzo  cristalizó en 1952, cuando se crea la COB, desde entonces identificada por los trabajadores como “la poderosa”, “la gloriosa”, en reconocimiento a las luchas que encabezaron. Contó con dirigentes de la talla de Juan Lechín, Simón Reyes, Víctor López, Óscar Salas, Édgar Ramírez, Filemón Escóbar, quienes inscribieron sus nombres en las páginas de la historia y no creo que hubieran cometido el error de los actuales.

Las luchas de los trabajadores comienzan en los primeros años del siglo pasado, al influjo de las ideas anarquistas y comunistas, cuando se crean las primeras organizaciones sindicales. La mayoría de las  organizaciones estaban compuestas por artesanos floristas que formaron mutuales de ayuda. Posteriormente, y a medida que el capitalismo se expandía en el país, se fueron construyendo organizaciones típicas del proletariado obrero: las federaciones de mineros, fabriles, ferroviarios, telegrafistas, etcétera.

 Estos trabajadores derramaron su sangre no sólo en Uncía, Catavi y Huanuni, sino también en otros confines de Bolivia. La represión continuó después de 1952 y se produjeron masacres, como la de San Juan, en la mina Siglo XX, o la de Tolata y Epizana, donde masacran a campesinos en 1974.  

La dirigencia sindical minera, que se ganó el respeto de todos los otros sectores, fue gracias a las acciones, entre otros,  de Irineo Pimentel y Federico Escóbar en las minas de Siglo XX, Catavi y Cancañiri. Ellos pensaban en el retiro de los trabajadores de las minas, por ello organizaron planes de vivienda para que pudieran disfrutar de una vida digna, una vez alcanzada su jubilación. Pero también la dirigencia sindical construyó campos deportivos,  compraron edificios y locales sindicales, todo con el esfuerzo de los trabajadores de base. No fue regalo de nadie.

En el gobierno masista taparon sus ojos a  la rica historia de lucha sindical y aceptaron del gobierno vehículos, hoteles, refacción de sedes sindicales, cuando no una nueva construcción. Esta nueva infraestructura y activos sindicales no fue fruto de luchas y sacrificio de la organización, sino donaciones, por no decir prebendas, del gobierno masista al movimiento sindical. 

Los regalos que recibieron durante 14 años ahora los están pagando en cuotas. La primera  ha sido la de encabezar, en plena pandemia, bloqueos de caminos y cerco a las ciudades. De esta manera llevan a la práctica la instrucción que dio Evo Morales a Faustino Yucra para incitar a la violencia, de no permitir que las ciudades tengan acceso al agua, alimentos, etcétera, que se complementó con evitar que los hospitales reciban oxígeno médico y otros insumos esenciales para la lucha contra el Covid – 19.

Los que conocemos la rica historia del movimiento sindical sabemos que la dirigencia actual actúa como militantes de una fuerza política y no como dirigencia sindical. Por ello considero que el sindicalismo boliviano todavía mantiene, a pesar de la mala utilización de su sigla, el mote de “gloriosa” o “poderosa”, que defiende la vida de los trabajadores y lucha por la atención de la salud, por un mejor salario, por la estabilidad laboral, por libertad de los trabajadores para sindicalizarse.

Es una obligación de aquellos que mantuvimos alguna relación con la COB  inclinar el cuerpo hacia adelante, haciendo una reverencia y aplaudiendo de pie a la gloriosa COB, pero no a la dirigencia actual.

 Rodolfo Eróstegui T. fue experto en temas laborales.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

66
4

Otras Noticias