Rodolfo Eróstegui T.

Política económica pro empleo

martes, 15 de septiembre de 2020 · 00:11

El Covid-19 es un virus globalizado, ha golpeado a todo lo que creíamos que estaba bien y   puso al desnudo aquello que estábamos haciendo mal.  Ahora está obligando a los formuladores de políticas públicas a tener mayor creatividad e imaginación al momento de edificar un nuevo orden económico, social, laboral, agrícola y medioambiental.  Se tiene que construir un nuevo contrato medioambiental entre los humanos y nuestros caseros que es la naturaleza.

En lo que respecta al mercado de trabajo, se puede señalar que el coronavirus ha impactado fundamentalmente en dos ámbitos. Uno tiene que ver con las normas jurídicas que regulan las relaciones de trabajo por cuenta ajena. El ámbito de protección a los trabajadores y trabajadoras, que les concede derechos pero muy pocas obligaciones, se tendría que  complementar con las obligaciones  para construir una relación más justa y equitativa. También se tiene que tomar en cuenta que las políticas para contener al Covid- 19, basadas fundamentalmente en el distanciamiento social, ha provocado una parálisis de las empresas cuyo resultado ha sido la pérdida del trabajo de millones de personas en el mundo.

En otro artículo me referí al informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que retrataba los efectos del virus en el segundo trimestre de este año y que fue completamente demoledor para los trabajadores, ya que se perdieron 305 millones de puestos de trabajo en el mundo. También según esta organización  se dice  que de los 2.000 millones de personas que trabajan de manera informal en todo el mundo, cerca de 1.600 millones han sufrido daños masivos en su capacidad de ganarse la vida, tanto por los cierres de los lugares de trabajo o porque se encontraban en sectores muy afectados por las medidas de distanciamiento social.

En Bolivia, antes de la pandemia existían, según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), 270 mil desocupados, el 4,5% de la Población Económicamente Activa (PEA). Ahora, esta misma institución informa que la tasa de desempleo está cercana al 12%.  Esto significa que  existen 721 mil personas  buscando un trabajo. Al parecer esta cifra sigue creciendo y podemos llegar con facilidad a superar el millón. 

Esta situación lo que está profundizando es el crecimiento de nuevos focos de pobreza. Lo que se había avanzado desde principios de los años ochenta se lo perdió en menos de dos meses de pandemia y creo que ahora los indicadores de pobreza volvieron a las cifras del siglo pasado.  

Seguramente muchos trabajadores, sobre todo de las empresas grandes, tienen la esperanza de recuperar su puesto de trabajo una vez se supere la nueva peste. Pero aquellos que trabajan en empresas pequeñas o en el sector informal, esa esperanza se la ve muy lejana dado que muchos emprendimientos se los tiene que reconstruir desde cero. Es un volver a empezar, el efecto del Covid fue el mismo que provoca un sismo de grandes proporciones: algunos edificios quedan en pie y otros se desploman.

Los ciudadanos trabajadores, así como los formuladores de políticas públicas se deben estar preguntando ¿cómo se puede solucionar semejante descalabro en el mercado de trabajo? La respuesta no se la tiene en la punta de la lengua. Se tiene que agudizar la imaginación de todos los actores y sentarse en una mesa de diálogo, con la finalidad de buscar soluciones y esperar una buena dosis de resiliencia para poder enfrentar esta situación.

Pero recordemos que debido las metas del milenio se comenzó a hablar de las políticas de crecimiento pro pobre. Es decir, que el crecimiento económico tenía que ser al mismo tiempo redistributivo. Juan Carlos Aguilar hizo un estudio aplicado al país, hace varios años, sobre este tema. Ese desarrollo teórico no se puede dejar de utilizar se tiene que retomar y actualizar a las necesidad pos-Covid. Creo que la política económica debe distinguirse por impulsar la creación de empleo. Por ello la política económica debe ser pro – empleo.

El empleo es el mejor instrumento para una redistribución de la riqueza. Con una política pro empleo, se puede atacar  el desempleo y la pobreza.

 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
 

 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

12
7

Otras Noticias