Rodolfo Eróstegui Torres

Se les chispoteó

martes, 7 de diciembre de 2021 · 05:11

A la Central Obrera Boliviana (COB) no se le pudo chispotear, pero a un dirigente o a un grupo de dirigentes seguramente sí se les puede ocurrir dar su apoyo político a un presidente y a un expresidente. Pero a la COB no se le chispoteo. Definitivamente, no. 

La historia del movimiento sindical boliviano está llena de hechos en los que los trabajadores se enfrentaron a los empleadores y también al Estado. Está lleno de momentos trágicos desde aquella masacre en Uncía en 1923 o la de 1942 en la que se masacra a los trabajadores de Catavi. Hasta ahora no se olvida la masacre de San Juan en la mina Siglo XX y una de las últimas, en Amayapampa y Capasirca. 

Tampoco se olvida que durante la historia del movimiento sindical hubo momentos álgidos en los que los trabajadores optaron por las armas para derrotar a la oligarquía y a los barones del estaño. Surgió un gobierno revolucionario del cual participaron con ministros e incluso con un vicepresidente, pero la COB no organizó o se plegó a ninguna marcha en apoyo. El gobierno y lo que haga es cosa de las personas que están en esa función. No del sindicalismo. 

Que la COB pueda aceptar una invitación a plegarse a una marcha o concentración lo puede hacer, de hecho si lo hizo en el pasado. Pero que el Ejecutivo de la COB encabece la marcha y arengue en su discurso con marchar a otra región del país por que él considera opositores al gobierno es inaudito. Es más, que diga que “No hemos venido a generar violencia, pero si nos provocan, carajo, aquí estamos. Cuidado, nos provoquen, porque esta marcha se puede trasladar a Santa Cruz, carajo, y vamos a ir a tomar las fábricas, las industrias, que no nos provoquen, compañeros”. Con esas palabras lo único que hace es destapar la vocación que tienen para actuar como un ente represor de la sociedad y no como un sindicato que defiende a los sectores más  débiles frente a los políticos poderosos. 

Lo cierto es que Juan Carlos Huarachi el año 2019 pedía la renuncia del entonces Presidente Evo Morales, ahora sin ningún proceso de auto crítica, pasa a respaldar el inicio de la campaña del presidente que renunció el año 2019. Supongo que el año que arremetieron las “pititas”, Huarachi actuó como un hombre de la democracia. Pero después de su actuación en la última marcha masista, creo que la solicitud de renuncia no fue espontánea o el resultado de una discusión del Comité Ejecutivo de la COB, sino más bien respondía a una instrucción que le hicieron desde el partido azul. En la práctica la COB está pagando la donación del hotel de 90 camas regalado con recursos de Evo cumple el año 2012. Creo que Huarachi no da puntada sin hilo azul. 

Todavía recibía las críticas del Concejo Municipal de Santa Cruz, de la Confederación de Empresarios de Bolivia y sobre todo de los industriales, cuando se vio obligado a asumir la postura que grandes sectores del país le reclamaban al gobierno. Situación similar se sintió obligado por las circunstancias a plegarse a las demandas ciudadanas contra proyectos de ley y leyes aprobadas en la Asamblea. 

En otras palabras, la misma coyuntura le está mostrando que no puede confiar en ningún gobierno porque éste siempre tomará decisiones que afecten a uno u otro sector. En esta coyuntura el gobierno, con sus proyectos de ley, afecta a los gremiales, choferes y a sectores mayoritarios del país. El sindicalismo debe estar atento a las políticas gubernamentales y reaccionar cuando estas están en contra de los intereses que representa.

Los trabajadores no tienen un color político. Hay personas del MAS, otros que simpatizan con Comunidad Ciudadana o Creemos. Pero todos tienen una sola central sindical.

Por ello creo que la COB, por su historia y sus glorias y tristezas, no se puede chispotear. Lo hacen los dirigentes. Lo que le duele a mucha gente es que las chispoteadas de algunos dirigentes las hacen a nombre de todo el pueblo boliviano que, como dijimos, iza distintas banderas políticas y regionales.

 

Rodolfo Eróstegui Torres es experto en temas laborales

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias