Rodolfo Eróstegui T.

Los acosos: laboral y sexual

martes, 16 de febrero de 2021 · 05:11

La negativa de las organizaciones sindicales de trabajadores asalariados de modificar la vetusta y parchada  legislación laboral nos deja indefensos ante los nuevos fenómenos laborales. 

La pandemia ha puesto en agenda de discusión temas nuevísimos, como el teletrabajo o trabajo a domicilio. Pero también tenemos cuestiones no tan nuevas, como son los acosos laboral y sexual. Lo coincidente es que ninguno, nuevos y nuevísimos,   están legislados.  

El acoso laboral, también conocido como “mobbing”,  es una realidad que no sólo implica a los trabajadores de distinta jerarquía, sino también a la organización o institución, sea esta pública o privada. Hay acoso laboral cuando se ejerce violencia psicológica extrema de forma sistemática durante un tiempo prolongado sobre otra persona en el lugar de trabajo.  Mientras que el acoso sexual es considerado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como un “comportamiento de tono sexual, tal como contactos físicos e insinuaciones, observaciones de tipo sexual, exhibición de pornografía y exigencias sexuales, verbales o de hecho”. Generalmente el acoso es humillante y puede constituir un problema de salud y de seguridad en el trabajo.   El acoso sexual es una manifestación de discriminación de género y una forma específica de violencia contra las mujeres. 

El acoso laboral puede ser ejercido por todos los trabajadores de manera horizontal sin importar la jerarquía, rara vez se identifica acoso laboral de un trabajador hacia un ejecutivo. Mientras que el acoso sexual   lo ejercen los ejecutivos generalmente contra las mujeres, pero también se tiene acoso sexual a los varones.

Según afirmaron dos abogados laboralistas que participan en la Mesa laboral, transmitida por Facebook life,  en la inspectoría del Ministerio de Trabajo existen muchas denuncias por acoso laboral. Al parecer, algunas medidas que toma la gerencia en el manejo de los recursos  humanos, por distintas razones, los trabajadores querellantes los reducen al acoso. Sin embargo, esta figura no está tipificada  en la normativa laboral. Los inspectores aceptan tratar este tema sobre la base de una interpretación de la Sentencia Constitucional 238 del año 2018.

 Esta sentencia fundamenta su contenido con los estudios, muy válidos, del psicólogo Heinz Leymann. Él desarrolla un marco teórico basado en más de cuarenta situaciones en las que se presentan el acoso laboral. No sé si eso es válido, supongamos que sí. La Sentencia Constitucional también se sujeta al Artículo 54 de la Constitución Política del Estado (CPE). Ese artículo se refiere en general a la protección del empleo y defensa del aparato industrial. Pero en definitiva, los inspectores se basan y sacan conclusiones y definen en favor o en contra del trabajador basado en la sentencia señalada.

Los acosos laboral y sexual en la actualidad, y también a nivel teórico, son considerados como riesgos laborales por estar relacionados con las condiciones de la organización y gestión del trabajo.  Por ello el acoso laboral no es sólo una persecución al trabajador o trabajadora por parte de los ejecutivos o por los “compañeros” de trabajo, sino  que el mismo afecta directamente a la vida cotidiana del acosado y muchas veces también impacta en las familias de la víctima de acoso. Sobre todo erosiona su dignidad.  Podemos señalar que es un problema que convierte en tóxico el medioambiente de trabajo que provoca ausentismo, que se manifiesta en la productividad de la empresa.

El acoso laboral o sexual impacta negativamente en la empresa. Este impacto se experimenta por caídas de productividad debido al clima laboral negativo. Por ello es de incumbencia de la gestión empresarial o institucional, si hablamos del Estado.

Al parecer, es urgente incluir en los reglamentos internos de trabajo de las empresas el tema, pero también la aprobación de una ley que sancione el acoso laboral y el acoso sexual es urgente; podemos comenzar por ratificar el convenio de la OIT número 190. Una vez esto, se tiene que llevar estadísticas sobre el tema.

 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

25
1

Otras Noticias