Rodolfo Eróstegui T.

Buscapegas entre la lista negra o azul

martes, 30 de marzo de 2021 · 05:10

Para nadie que ha trabajado en el sector público es extraño que cuando cambian a las autoridades, los empleados comienzan a temblar porque tienen que poner sus cargos a disposición de la nueva autoridad. 

Ahora, al parecer, no sólo se quedan sin empleo, sino que además pasan a engrosar las listas negras que les impiden volver a trabajar en una repartición pública. Está integrada por exfuncionarios del anterior régimen, como los ministros, viceministros, directores generales y por jefes de unidades. También integran esta lista los funcionarios que no tenían poder dentro del Estado;  me refiero a técnicos en computación, secretarias, personal de limpieza, mensajeros y otros que no requieren alguna especialización para cumplir sus funciones. Muchos de estos funcionarios ingresaron antes de que asuma funciones la presidenta constitucional Janine Añez, pero se quedaron a trabajar con ella, ya sea porque  tienen familia o simplemente porque el gobierno de Añez duró tan poco que no los lograron cambiar.  A estos trabajadores que integran la lista negra, los llaman los “pititas”. 

Toda nueva autoridad procura contar con funcionarios de su entera confianza, por ello generalmente aceptan las renuncias. Pero ahora, al parecer, las nuevas autoridades no pueden rodearse de funcionarios que no les den alguna seguridad de que responderán a sus instrucciones, o que no estén “espiando” para alguien. Creo que los que tienen la última palabra para contratar o realizar los nombramientos son  las organizaciones sociales, que elaboraron una lista azul. 

La autoridad del Presidente para nombrar a sus colaboradores parece que termina en los ministros, algunos viceministros y muy pocos directores generales. Los otros nombramientos son discutidos por las organizaciones sociales, mejor dicho, por los dirigentes de estas organizaciones. Creo que el Órgano Ejecutivo está dado en anticrético. Las organizaciones sociales tendrán que devolver el favor en alguna coyuntura específica. Me atrevo a pensar que será en las elecciones futuras.

Seguramente cada organización tiene su parcela de poder en un ministerio o institución del sector público. Sospecho que el Viceministerio de Trabajo está reservado para los fabriles y  el de Industria a una de las organizaciones de pequeños y micro productores, y así sucesivamente. Estos nombramientos no responden a una política nacional sectorial, sino que cada nuevo funcionario representante del sector social formulará las políticas que respondan a los intereses particulares del gremio al que representan. Informarán  primero a su organización y luego a la autoridad estatal. 

Se dice que en la actualidad existen muchos cargos acéfalos, algunos de jerarquía otros en cargos menores. Esto, al parecer, se debe a que al interior de la organización social que se cree propietaria de esos cargos, no existe un acuerdo. Es decir, están peleando, o como se dice coloquialmente, agarrándose de los pelos para designar al representante de su sector dentro la estructura del Órgano Ejecutivo.

Con esta forma de reemplazar a los funcionarios públicos lo que provocará es que el gobierno sea más ineficiente de lo que habitualmente es. Reemplazarán al personal capacitado, ya sea por experiencia o por formación profesional, por otros que lo único que tienen en su currículo es ser miembro de tal o cual organización social. Esta puede ser una de las razones de  por qué el gobierno no está funcionando al 100% de su capacidad.

Todo esto está ocurriendo en nuestras narices y no le prestamos mucha atención debido a que estamos preocupados por la llegada de las vacunas y por el cuándo nos  toca  la primera dosis. Otras personas están ocupadas organizando kermeses para recaudar fondos que ayuden a los infectados por el Covid a pagar su cuenta del hospital y, por lo tanto, no tienen tiempo para ver lo que acontece en la realidad. 

En otras palabras, mientras la inmensa mayoría está preocupada por sobrevivir a la enfermedad aunque no tenga trabajo, un grupo de organizaciones sociales se está apoderando del Estado silenciosamente.

 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

78
3

Otras Noticias