Rodolfo Eróstegui T.

El sueño boliviano: lectura desde la música

martes, 27 de abril de 2021 · 05:09

¿Cuál es el sueño boliviano? Sabemos, aunque sea por películas, sobre el americano o el de Martin Luther King. Pero me pregunto ¿cuál es nuestro sueño?

Carlos Vives, el cantante colombiano, en una entrevista señalaba que en su país se busca el sueño de otros.  Nos da como ejemplo que se acoplan al sueño americano. Afirma que se busca fuera de  nuestras fronteras el nuestro. Igual que nosotros.

En Bolivia muchas personas se van lejos de nuestras fronteras a perseguir sus sueños.  Se van cantando la cueca de Caballero y  Palma  Padillita, y al salir de Bolivia vuelven la vista llorando al ver que nuestra tierra va quedando atrás, y los familiares entonan la de los Kjarkas, Llorando se fue. 

Pero aún así continúan el camino, convencidos que lejos les podría ir mejor. Se marchan en búsqueda de progreso personal, algo que quizá no encuentren. Lo hacen porque saben que aquí, por más que busquen, no tendrán muchas oportunidades de mejorar.  No saben si “otra senda existe”, canta Alberto Cortez, recordando a su abuelo migrante. 

Van tras el sueño que viven los ciudadanos de otras naciones.  Migran a los Estados Unidos, España, Argentina, Brasil y a una infinidad de países. Incluso se cuenta que un boliviano, en algún Estado árabe, tiene una compraventa de camellos. Cierto o no, lo que nos quieren decir que fuera de nuestras fronteras se abren oportunidades que aquí se nos cierran.  El refrán bíblico “nadie es profeta en su  tierra”, describe bien la situación.  

Migran del país para obtener una mejor vida, para él y su prole. Se migra porque en aquí no encuentran un empleo con salario digno.  Quieren una buena atención de salud y posibilidad de jubilarse, adquirir en propiedad una vivienda. Que sus hijos tengan acceso a una buena educación. Supongo que migran con la ilusión de que afuera lo pueden conseguir.

Imagino que no les importa ser discriminados, porque en nuestro país también lo son.  Sospecho que por ello soportan que les digan cabecita negra, sudacas o que los persigan por no tener su Green Card. Presumo que se contentan con tener un empleo y acceder a medias a los beneficios de los ciudadanos locales.

Creo que también quieren que se respete mínimamente sus derechos políticos. No ser extorsionados por las organizaciones sociales obligándolos a bloquear calles, carreteras, ingresos a rellenos sanitarios, bajo sanción de ser chicoteados en público, pagar multas monetarias o quitarles su puesto de venta en la calle. 

También quieren definir por quién votar en las elecciones para autoridades. Quieren acceso a la justicia. En el país ese es un bien sólo para políticos oficialistas, sindicalistas y ricos.

Esta situación por la que atraviesan gran parte de las personas es reflejada por los Enanitos Verdes, con su Lamento boliviano, que dice: “Me quieren agitar, me incitan a gritar”. Los que deciden irse gritan ¡basta!

Encontrar culpables, si los hay, es muy difícil. Dicen que el causante es el imperialismo. Pero yo prefiero buscar internamente. Desde el punto de vista social están las organizaciones sociales y también las empresariales. Desde el punto de vista económico está nuestra falsa vocación de país extractivista.  

Tanto las organizaciones a las que aludimos, como nuestra actividad  económica minera, que demanda más mano de obra de baja calificación y, por lo tanto, de baja remuneración que es imitada por otras actividades.

Es hora que construyamos nuestro sueño en el que todos participemos y rescatemos la historia e instituciones precolombinas, sin dejar los saberes que se han incorporado  desde la colonia hasta nuestros días.  Ser capaces de construir nuestro sueño boliviano a partir de escucharnos y complementarnos.

De esta manera ya no cantaremos allende nuestras fronteras la canción de Nilo Soruco  “que lejos estoy de mi ansiedad” y, en cambio,  entonemos a voz en cuello a Matilde Casazola “yo no logro explicar con qué cadenas me atas dulce tierra boliviana”.

Y que ¡viva la música!

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

25
1

Otras Noticias