Rodolfo Eróstegui T.

Los empleadores y trabajadores frente al virus

martes, 8 de junio de 2021 · 05:11

Luego de año y medio de la aparición del virus, nuestras relaciones familiares y también las comunitarias están cambiando. Las personas casi ya no nos vemos presencialmente. Los que tienen acceso al zoom u otras plataformas similares lo hacen por ese medio. Los cambios también se experimentan en los establecimientos laborales.  

La primera reacción, en lo que ahora denominamos la primera ola, tanto de empleadores como de trabajadores, fue de susto. Ante el desconocimiento del virus, la principal arma para combatirlo fue paralizar la economía. Este acto reflejo se experimentó en la mayoría de los países. El párate de los españoles es un ejemplo. Paulatinamente se fue conociendo algo más del virus. Con esa base se mejoró en los tratamientos médicos y renació la herbolaria como una alternativa para la prevención y/o curación.  La mayoría de la población, no toda, utiliza el barbijo, se lava y desinfecta las manos.  Las personas tienen ropa especial y la mayoría han habilitado espacios para dejar los zapatos y cambiarse de ropa al llegar a sus domicilios. Claro que en esto siempre hay excepciones.

El Ministerio de Trabajo, el 21 de enero, publicó en su página web recomendaciones de lo que deberían contener los protocolos de bioseguridad en las empresas y también en el Comunicado 019/21 se autoriza tolerancia para que los trabajadores se vacunen contra la Covid – 19. Les da dos horas, insuficiente por cierto, para que puedan ser “inmunizados”.  Pero incluso antes de estas publicaciones, en las empresas grandes ya habían transformado los protocolos de seguridad. No incentivaron la vacunación de las personas en planilla debido a que la mayoría no estaba comprendida en la edad a la cual se convocaba para la inmunización. 

La Ley de Higiene y Seguridad Ocupacional que rige en el país determina que el  cuidado de la salud de los trabajadores es una responsabilidad compartida. Hay obligaciones tanto de los empleadores como de los trabajadores. Pero cuando un trabajador  pasa la puerta de ingreso de la empresa el trabajador queda a cargo del empleador. Es el empresario quien organiza la producción de bienes o servicios, los turnos de entrada y salida, redacta los protocolos de seguridad que se tienen que observar dentro de las empresas.  Los trabajadores tienen que acatar lo dispuesto por la gerencia.

El virus también nos enseña, aunque muchas veces no se ve esta perspectiva, que la mejor forma de prevenir el contagio es guardar una distancia física entre las personas, aproximadamente de un metro y medio a dos de distancia. Sin embargo en las empresas no siempre se puede respetar esa norma. Por ello las empresas tienen que hacer un esfuerzo para transformar sus  procedimientos de producción y trabajo.

Estos protocolos son respetados y ampliados en las empresas grandes. Pero en las pequeñas empresas, donde el hacinamiento de los trabajadores parece ser una constante, es muy difícil exigir una transformación de sus talleres. Seguramente los trabajadores, por su propia iniciativa utilizan el barbijo, usan alcohol, se lavan las manos, pero al parecer no es suficiente. En algunas empresas no se ven márgenes para modificación de sus sistemas productivos ni de entrada y salida. Las dos horas que otorgan para concurrir a los centros de vacunación son insuficientes.

Hasta aquí vimos que la responsabilidad es compartida entre empleadores y trabajadores. Pero el combate al virus es responsabilidad estatal. Por ello considero que los vacunadores deberían visitar las empresas para realizar su trabajo allá. Es decir, son las empresas y no las personas las que deben hacer cola para la vacunación. No sólo es aprobar un comunicado, que no tiene fuerza jurídica, para proteger a los trabajadores. 

De esta manera, la masificación de la vacunación, anunciada en varias oportunidades por las autoridades, sí se haría efectiva. Hasta ahora, la emergencia para la vacunación, sólo tiene horario: de 08:00 a 13:00, de lunes a viernes. Siempre y cuando haya vacuna.

 

Rodolfo Eróstegui T. es experto en temas laborales.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
163

Otras Noticias