Rodolfo Eróstegui T.

Covid, género y empleo

martes, 3 de agosto de 2021 · 05:11

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) alerta que las desigualdades existentes en el empleo entre hombres y mujeres, desde antes de la pandemia, se están profundizando a raíz del Covid – 19. Esto se debe a que las mujeres han sufrido una mayor pérdida del empleo e ingresos que los hombres. También se aprecia un crecimiento de la pobreza.

Los analistas  de esta organización afirman que entre los años 2019 y 2021 habrá 13 millones menos de mujeres empleadas, mientras que el empleo de los varones se recupera a los niveles registrados en el 2019.  Esto debido a que los sectores en los que habitualmente las mujeres encuentran trabajo son en los de servicios de hotelería y turismo, así como en los servicios de comidas y en algunas ramas de la industria de la manufactura. Estos sectores son los más golpeados por la pandemia. 

También la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) alerta que debido a la irrupción del coronavirus en nuestros países no solo se acentuarán las desigualdades de género, sino que habrá un retroceso en materia social debido al crecimiento de los niveles de  pobreza. Algunos observadores independientes (Nora Lustig - Guido Neidhöfer), creen que el grupo más afectado no es la población más pobre, sino que son los pobres moderados. Se señala que los más pobres pierden relativamente menos debido a los programas de transferencias monetarias.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),  la brecha de participación en el mercado laboral entre hombres y mujeres en Bolivia es de 26% a favor de los hombres, la misma que se explica por  las responsabilidades en quehaceres domésticos y el cuidado de los hijos. La tasa de desempleo de las mujeres en el área urbana (6,01%) es el doble que la de los hombres (3,28%). La segregación ocupacional por género, entendida como una mayor participación de las mujeres en ciertas ocupaciones (particularmente aquellas con menores ingresos) es una característica de nuestro país. 

El BID también nos muestra la existencia de una brecha salarial importante entre hombres y mujeres cuando estos realizan trabajos similares. Nos afirma que con base en encuestas en el periodo de 1993 a 2018 la diferencia salarial disminuyó en 29 puntos y que la proporción de mujeres con ingresos menores al salario mínimo sigue siendo mayor a la de los hombres. 

Antes de la pandemia, gracias a los grupos de mujeres activistas por la igualdad de género en el trabajo, las brechas entre hombres y mujeres se fueron reduciendo poco a poco, pero que sumados esos pocos la situación era significativamente mejor. Sin embargo el coronavirus provocó un retroceso importante, incluso me atrevo a decir que cuantitativamente se retrocedió más de lo que se había conseguido ganar en los últimos años. Pero lo que sí parece estar consolidada es en materia de derechos que igualan a  ambos géneros. Nadie podrá quitar en Bolivia la obligatoriedad del empleador a permitir que las mujeres puedan acceder a los análisis o pruebas del papanicolaou en horario de trabajo. 

Sin embargo conociendo el comportamiento social en el país así como el comportamiento de los empleadores podemos sospechar que en el futuro cercano las desigualdades y las brechas que observamos ahora se mantengan;  es más,  es previsible que observemos nuevos fenómenos discriminatorios. Para lo cual el grupo de mujeres activistas deben estar alertas para consignarlas en las plataformas que impulsan los petitorios de género.

No se puede esperar que los sectores que privilegiaban la contratación de mujeres se reactiven;  consideramos que lo primero que podemos impulsar es la apertura de puestos de trabajo para   mujeres en otros rubros, para lo cual se requiere impulsar programas de entrenamiento para habilitarlas en esos trabajos. Pero además se debe considerar que los gobiernos municipales en coordinación con el gobierno central deban crear servicios como son las guarderías para facilitar el ingreso al trabajo de las mujeres.

Rodolfo Eróstegui es experto  en temas laborales.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

54
53

Otras Noticias