En riesgo de extinción

La envidia en versión vicepresidencial

Por 
martes, 19 de junio de 2018 · 00:08

Según despacho de agencia, al segundo hombre del Ejecutivo le da rabia (sic) cuando escucha “Bolivia dijo No”, especialmente si es en coro de miles, como ocurrió en la inauguración de los Juegos Suramericanos. La frase resonó de manera tan atronadora en las graderías del estadio cochabambino, que el Presidente renunció a pronunciar su discurso y optó por desparecer raudo del costoso  y vistoso escenario, en el que aspiraba deleitarnos con una de sus legendarias arengas.

 Que el Vice se ocupe del tema, refrescando y reviviendo el bochorno que atormentó aquella noche a la cúpula del poder es señal inequívoca de que la molestia persiste, quemante y dolorosa, en la memoria de su superior jerárquico, quien parece estar clamando reparación y revancha por el sofocón.

 No se explica de otra manera que el Vice se haya despachado una pieza tan lacrimosa y forzada, al comparar lo ocurrido con la injuria que sufre una familia cuando el borracho de la esquina se cuela en la fiesta de matrimonio de su hija y empieza a armar el desparramo.  Alimentándose del sentimentalismo que espera suscitar, el Vice diagnostica que “quienes dicen ‘Bolivia dijo NO’ son unos envidiosos y resentidos”.

 ¿Envidia de qué señor Vicepresidente? ¿Qué enojo o tristeza por algo que no tenemos -y que tendría el Gobierno- expresamos quienes sumamos la mayoría que cerró las puertas de la legalidad y la legitimidad a la reelección en el referendo constitucional de 2016? Se puede sentir enojo y/o tristeza, pero jamás envidia al reclamar que se cumpla la Constitución y se acate la voluntad soberana del pueblo. Ha tenido usted, señor Vice, el privilegio de leer e instruirse lo necesario para entender la diferencia entre la indignación de un pueblo frente al abuso, la corrupción y el atropello, y la envidia.

 El problema no está del lado de un pueblo que exige el respeto de la ley y lo básico del juego democrático, y que lo hace, además, de manera pacífica y festiva, pidiendo con cánticos e ingenio que se respeten sus derechos. 

 Tampoco encontrará ni una brizna de envidia en la crítica popular al creciente extravío del séquito presidencial, que pretende convertir los caprichos del Jefe de Estado en periplos diplomáticos y cosecha de contratos, y acuerdos. Ni siquiera la hallará entre las familias que reciben con mucha pompa y anuncios oficiales las viviendas  populares de 30 metros cuadrados, de las cuales caben 30 en la superficie del departamento que usará para descansar el Presidente en uno de los pisos del palacio desde el cual quiere gobernar al país.

 Si cabe espacio para la envidia, ha de buscarla entre aquellos que usted comandó con su apreciación de que el MAS tenía un piso electoral del 60% y que se animaron a ir a una prueba electoral que perdieron, tan catastrófica y dolorosamente que no saben qué hacer con tanto quebranto, porque ciertamente no se ha subsanando con el fallo mercenario que pretendió reformar la Constitución y abolir la soberanía del pueblo.

 Y si hay algún ebrio en la vecindad, no es quien demanda en pleno uso de sus derechos constitucionales, que la ley le otorga, sino los que arman banquetes con los recursos públicos, incluyendo el opaco manejo con que se montó la fiesta de la que tanto se conduele y donde el único matrimonio es el de la discrecionalidad del gasto con la opacidad de la gestión y las cuentas.

 Tanto empeño por cambiar de nombre a las cosas, por torcer los acontecimientos y torturar a las palabras, sugiere que el Vice ha trocado sus autores favoritos de antaño por el señor Trump, de modo que cuando se acaban las explicaciones, los argumentos y la imaginación, sólo queda encañonar a personas, grupos y hechos que prueban cuán profunda e irrevocable es la decadencia del régimen cuyo tiempo se está acabando.

 El vicepresidencial mensaje de que Bolivia no se construye con odio, (ni) con resentimiento, tan poco creíble y sincero en su boca, podría tener aplicación y utilidad si lo redirige a sí mismo, y a sus colegas, de modo que puedan asimilar, de manera serena y democrática, sin rabietas ni amenazas, simplemente que Bolivia dijo No.

 

Roger Cortez Hurtado es director del Instituto Alternativo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

518
7

Otras Noticias