Focus

Principe Harry moderniza a la monarquía

Por 
martes, 29 de mayo de 2018 · 00:07

Nadie imaginó que el nieto de la reina de Inglaterra se casaría con una afroestadounidense. La boda entre Harry de Inglaterra y la exactriz estadounidense Meghan Markle ha modernizado a la monarquía más antigua y rancia de Europa. Este es el hito más significativo referente a la integración de razas en la historia de la monarquía del Reino Unido.

 Meghan se convirtió en la primera miembro de raza mixta de la realeza británica y conformó con Harry la primera pareja real interracial.

 Enrique, que ocupa el sexto lugar de la sucesión a la corona, es considerado “El Rebelde” de la monarquía. Ha demostrado, sin embargo, ser el miembro más auténtico de la familia real y se ha impuesto ante la Corte de San Jaime. Ha roto con todos los esquemas tradicionales y ha hecho respetar los suyos, y los de Meghan.

 Probablemente el matrimonio ha mejorado la imagen de la Corona, ya que la opinión publica cada día se encuentra más reticente en torno al papel de las monarquías. Meghan es mayor que Harry, divorciada y feminista. Desde el 2002 la Iglesia de Inglaterra permite a los divorciados casarse por lo religioso.

 Si Harry le hubiese propuesto matrimonio hace 80 años, tal vez hubiera tenido que renunciar a sus derechos reales. Así ocurrió en 1936, con Eduardo VIII, quien abdicó al trono para casarse con la estadounidense divorciada Wallis Simpson.

 La boda del año estuvo cargada de simbolismo. Fue un homenaje a la raza  y a la integración de la cultura afroamericana.

 Si bien los novios fueron casados por el arzobispo de Canterbury, el obispo Michael Curry, que es el primer afroamericano en presidir la Iglesia Episcopaliana en Estados Unidos, estuvo a cargo del sermón.

 En su discurso -apoyado por su iPad- habló del poder del amor y dijo: “Martin Luther King tenía razón;  debemos descubrir el amor, el poder redentor del amor. Cuando lo hagamos haremos de este viejo mundo un nuevo mundo”.

 Los flamantes duques de Sussex invitaron a un coro góspel que interpretó This Little light of mine, que se identifica con los derechos civiles en Los Estados Unidos.

 Diana de Gales, madre fallecida del novio, fue recordada. El buque de la novia era de Nomeolvides, la flor preferida de la princesa, que fueron cortados por Harry del jardín del Palacio de Kenskington. También la hermana de Diana fue invitada a leer en la ceremonia y toda su familia estuvo presente.

 Si bien Meghan llegó en un carro acompañada de su madre -ante la ausencia de su padre enfermo- entró sola a la iglesia hasta encontrar en medio camino a su suegro, el príncipe Carlos de Inglaterra, quien la acompañó hasta el altar.

 Meghan trabaja en obras sociales. El año pasado se convirtió en Embajadora Mundial de World  Vision Canada, una organización que ayuda a niños de escasos recursos en alimentación, educación y asistencia médica. Y viajó a Ruanda para promover una campana de agua limpia.

 Entre los 600 invitados asistieron familiares, amigos y actores de Hollywood. No se invitó a jefes de Estado, de Gobierno y ni miembros de la realeza, ya que no fue una boda de Estado.

 

Verónica Ormachea Gutiérrez es periodista y escritora.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

45
6

Otras Noticias