Verónica Ormachea Gutierrez

Ángela Merkel deja un legado excepcional

martes, 30 de noviembre de 2021 · 05:10

Ángela Merkel fue cuatro veces elegida Canciller y, tras 16 años en el poder, ahora lo deja por decisión propia. Cuesta creer su desprendimiento, ya que el poder tiene un imán del que los políticos no se quieren desprender.

Doctora en física cuántica, fue la primera mujer elegida para ejercer el cargo de Canciller de Alemania desde su creación como Estado federal en 1870. Ha sido reelegida tantas veces que hay una generación que sólo ha conocido un canciller.

Durante sus varias gestiones, fue la líder más pragmática y sólida en sus actuaciones ante la heterogénea Unión Europea.

Su juventud estuvo marcada por vivir en Alemania oriental, encerrada tras alambres de púas. Aquello le dio otra visión del mundo: la de uno libre, democrático y empático.

Gran parte de su éxito se lo debe a su sencillez, austeridad, sagacidad, intuición, sin dejar de ser firme en la toma de decisiones.

Durante sus gestiones, tuvo que enfrentar varias crisis, entre ellas, la caída del sistema financiero mundial de 2008; las amenazas de la desintegración de la Unión Europea; la gigantesca migración de 2015; y la pandemia mundial de la covid.  

Ha sido una de las líderes más influyentes en su país y el mundo. No fue gratuito que en 2018, el Forbes la nombrara como la mujer más poderosa del mundo.

Su gestión tuvo más luces que sombras. Sus opositores la criticaron por haber sido “dubitativa” en la toma de muchas decisiones. Otros la critican por haber dado discursos flojos. Sus opositores acuñaron el término Merkiavelli en el sentido de que, a pesar de sus dudas, al final lograba sus objetivos. A mi juicio, una errada interpretación de El Príncipe de Maquiavelo.

Ha tomado decisiones drásticas en favor del medioambiente. A raíz del accidente nuclear en Fukushima, decidió eliminar 17 plantas nucleares y reemplazarlas por energía renovable, principalmente la solar y la eólica.

En la crisis migratoria, que fue la más grande desde la Segunda Guerra –ya que llegaron a Europa más de un millón de inmigrantes a raíz la guerra en Siria así como por los conflictos en Irak y Afganistán–, Alemania abrió sus puertas y fue el país europeo que más gente recibió. “Podemos hacerlo” fue su frase emblemática, probablemente para dar otra imagen de su nación tras la primera y segunda guerra y su pasado nazi. Al respecto, afirmó que Alemania recibió ayuda de otros países tras la Gran Guerra y pidió a sus conciudadanos recibir a los refugiados.

A raíz de esta decisión, fue muy criticada por gente de su propio partido (el conservador Unión Demócrata Cristiana), la oposición y principalmente por la extrema derecha xenofóbica. No a todos los alemanes y europeos les cayó bien que abra las puertas a los inmigrantes. No así a la prensa norteamericana. El Time la eligió “La persona del año” por su manejo de la crisis de los refugiados, así como la deuda de Grecia, el terrorismo y por mantener a la UE unida. Fue una llamada de atención a presidentes como Trump, que ha puesto trabas a los inmigrantes. Fue la cuarta mujer en figurar en la portada de la revista como personaje del año.

 El Time antes la nombró como una de las 100 personas más influyentes.

En su manejo de la pandemia de la covid, tomó acciones inmediatas. Dijo: “Es serio. Tómenlo en serio”. Luego expresó que sería el mayor desafío de Alemania desde la Segunda Guerra. Probablemente lo sea para su país y el mundo.

Ángela Merkel se va por la puerta grande dejando un legado extraordinario tras ser una líder excepcional en su país y el mundo.

 

Verónica Ormachea Gutiérrez es periodista y escritora

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias