Diletantismos

La canción que llevamos dentro

Por 
sábado, 27 de abril de 2019 · 00:11

Me gustaría leer algo de psicología acerca de cómo funciona eso de la cancioncita que se nos mete en la cabeza por haberla escuchado en casa o recogido al vuelo en la calle; una de esas canciones que, sea porque nos gusta mucho o porque tiene un retintín irresistible, se niega a desprenderse por unas buenas horas, y no desaparece a menos que venga en auxilio otra (o un buen bocinazo) y la reemplace. Es seguro que por ahí anda una suerte de psicopatología de la canción que tarareamos mentalmente sin defensa alguna, como las hay sobre el sueño o los tics. 

Pero a falta de tal, por lo pronto me acordé de que Borges, en Ragnarök (El hacedor) usa una idea de Coleridge para intentar algo muy difícil: transmitir la sensación que produce uno de esos sueños maravillosos que se viven tan escasamente. Y claro, no lo consigue. Porque había soñado el retorno inesperado de los dioses a la Tierra, nada menos, y hay que imaginar el carácter sobrecogedor que tal hecho puede significar, con lo vívido que es el mundo del sueño. 

En cualquier caso, para Coleridge, dice Borges, no nos da miedo (si es pesadilla) o nos maravilla (si es un sueño venturoso) la imagen o experiencia que estamos viendo o viviendo, sino que construimos éstas para descargar, por así decirlo, la angustia o bienestar que estamos experimentando. Mutatis mutandis, si insiste en molestarnos algún fragmento de canción es porque dice algo del estado de ánimo que pasamos, supongo.

¿Sucederá lo mismo cuando despertamos con una canción resonando en la mente sin motivo aparente alguno? Algo hay sobre gente que compuso música durmiendo (que no es lo mismo que dormirse mientras se está componiendo), pero, ¿por qué aparece una canción en nuestra cabeza sin que la hayamos vuelto a escuchar realmente? El otro día amanecí con una de las canciones de Juan Carlos Baglietto que escuchaba hasta decir basta en los años 80: Bajo presión. 

Ya el inicio de su letra da el tono: “Nacer o crecer es parte del dolor, ejerce presión/ sobre tu amor, esta confusión/ todo ejerce presión/ sólo quiero viajar hacia vos/ Hay un camino que nunca se ve/ por el que se llega al corazón”. El compositor por lo visto andaba harto enamorado, pero amor aparte, más adelante sigue con el tema de la presión: “La radio, la TV, el diario que compré/ ejercen presión (...) gente que mira y no avanza jamás/ las mismas soluciones/ y yo aquí, esperando una indicación”. 

Excurso: con el muy mal oído que tengo, esa parte de la gente yo escuchaba: “la gente camina y no avanza jamás”, pero creo que funciona igual. Son cosas de las canciones, y los poemas; por algo dice el sabio Eliot que lo mejor que se puede hacer con éstos es entenderlos a medias. Fin del excurso.

Baglietto, ese Baglietto, o los compositores de los cuales escogía canciones, era así: le gustaba aludir a la “depre” que produce la chata realidad diaria (en la línea de la homónima Under pressure, de Bowie-Mercury, que más o menos habla de lo mismo) y la esperanza o ilusión de superarla. En otro de sus temas populares, sobre un expresidiario (Mirta de regreso) Baglietto canta: “Me siento parado en un cementerio/ me recibió el frío de un nuevo gobierno/ Mirta no recuerdo ni tu cuerpo”. Eran otros tiempos, sin duda, porque, al revés de esa sensación, lo abrumador del presente puede ser la imposibilidad de que aparezca un nuevo gobierno, no tan ignominioso como éste, o aunque sea sólo para cambiar de caras en las pantallas.   

“Pobre país/ o pobre yo/ todos nosotros/ en este inmenso país/ tan nuestro y tan ajeno” dejó escrito en uno de sus últimos poemas Cerruto, y está mejor que el más conocido “Este país tan solo en su agonía”, de Gonzalo Vásquez. Pero los dos parece que estaban igual de “depres” cuando lo hicieron. En cuanto a mí, aunque aparente estarlo también por todo lo que he dicho en esta columna, no pienso que el país esté agonizando, ni mucho menos. Con cierta resignación, prefiero apelar a lo que dicen los españoles: “es lo que hay”.

 

Walter I. Vargas es ensayista y crítico literario

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

49
2

Otras Noticias