Contaminación en el río sube en casi un 100% desde 2002

Página Siete solicitó un estudio de calidad de agua del río Choqueyapu. ??ste se realizó este mes y registra preocupantes niveles de contaminación.
jueves, 14 de septiembre de 2017 · 00:00
Carla Hannover  / La Paz  

Los niveles de contaminación del río Choqueyapu registran este 2017 una tendencia al incremento en casi un 100% en relación a los datos registrados en 2002. Ese incremento se da  principalmente en  la Demanda Química de Oxígeno (DQO)  y la Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO), que son, entre otros, los principales parámetros que permiten medir el grado de contaminación en cuerpos del agua.

Los datos de este año fueron obtenidos a través de un estudio de calidad de aguas que realizó a principios de agosto  el Instituto de Ingeniería Sanitaria (IIS) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) a solicitud de  Página Siete.  Es importante mencionar que los resultados de este estudio son referenciales ya que se debe tomar  en cuenta que el estudio no fue de largo alcance y fue más bien de carácter puntual. 
 
La metodología

Los técnicos del IIS tomaron muestras de cinco puntos del río  a lo largo de la ciudad. El primer punto se ubica    en las nacientes del río, emplazadas en Kaluyo,  a la altura de la ex fábrica de estuco Bedoya.

El segundo punto de toma de    muestra  está  ubicado  en  la Autopista, que une La Paz con El Alto, a la altura de Industrias Venado. En tanto que el tercer punto  se halla  a la altura de la Cancha Zapata. El cuarto punto está a la altura  del puente del barrio La Florida. Finalmente, el quinto punto  se  encuentra en Mecapaca a la altura del Hotel DM  Andino.

Estos cinco  puntos  son  los lugares  tradicionales de toma  de las  muestras en  otros estudios anteriores, realizados por la institución. Se definió seguir con los mismos para así poder hacer una comparación de los resultados  de este año con otro  de años anteriores.

Parámetros evaluados

Para este estudio se evaluaron alrededor de 20 parámetros. Estos se encuentran en el Reglamento en Materia de Contaminación Hídrica del país.

En ese sentido se estudió el PH del agua. También, la presencia del hierro, del  manganeso, del cadmio, del cromo y  del zinc en este cuerpo de agua. Asimismo, se evaluó los niveles de Oxígeno Disuelto (OD), la  Demanda Química de Oxígeno (DQO), la Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO), el nitrógeno, el fósforo, los aceites y grasas, además de, los Coliformestermorresistentes o Colifecales y la Escherichia coli, entre otros. 
 
Los resultados

A simple lectura, según detalla el informe del IIS, los resultados del análisis de las muestras tomadas  en el río Choqueyapu  muestran una tendencia al incremento  de la contaminación. Para confirmar esto se evaluó las muestras de este año  y se comparó los resultados de estudios de  años anteriores. Por ejemplo, en los parámetros que tienen que ver con el análisis de la DBO, la DQO y los Coliformestermorresistentes  se observa   un importante   incremento este año en relación a 2002 e incluso años atrás.

 La Demanda Química de Oxígeno (DQO) es un indicador que   muestra el nivel de contaminación orgánica e inorgánica existente en el río.  Este parámetro está incluido en casi todos los estudios realizados históricamente en el río Choqueyapu. 
  
De hecho, en una revisión de los estudios anteriores   se evidencia  que "existe una   tendencia creciente en los niveles de contaminación desde la década de los 70-80 hasta la década de  2010” (ver infografía de la página 7).

Comparación entre 2002 y 2017

Este año, el PH del río registra niveles muy similares a los de 2002. Su  nivel más alto se registra en  Industrias Venado con valores de 9,11 mg/l. "Se trata de un PH alcalino que responde a que el río es contaminado principalmente por aguas residuales domiciliarias”, detalla el informe del IIS. 

Sin embargo, parámetros como la DBO, la DQO presentan una tendencia al crecimiento en casi el 100% este 2017 en relación a 2002. De igual forma, metales como el hierro y el manganeso presentan una subida entre seis y siete veces mayor a los registrados hace 15 años. 

En otros casos, parámetros como los coliformestermorresistentes  se incrementaron a tal grado que superan el 100% con creces. En todos los elementos  estudiados  los resultados muestran que la  contaminación actual del río  supera  considerablemente lo establecido en el Reglamento en Materia de Contaminación Hídrica del país para un río clase "D”, cuyas aguas son de "menor calidad y solamente se constituyen en simples cuerpos que alejan aguas residuales” y que para su consumo o uso  requiere de un  tratamiento riguroso y de alta tecnología.  
 

DQO y DBO subieron al 100% 

La Demanda Química de Oxígeno (DQO) presenta este año niveles mucho más elevados en ciertos puntos del río. En 2002 su nivel más alto se registraba a la altura de la Cancha Zapata con valores de 578 miligramos por litro (mg/l). Este año, en ese mismo punto los niveles de DQO se elevan a 1240 mg/l, es decir hay un incremento de la contaminación en más del 100%.  Sin embargo, es importante mencionar que en ambos estudios, la DQO  presenta una recuperación a la altura de Mecapaca que reduce esos niveles a 312 mg/l en 2002 y 280 mg/l  en 2017. 

Estos últimos resultados, tanto los del estudio de hace 15 años  como los de ahora sobrepasan lo establecido en la norma boliviana para un río clase "D”, que  deben registrar un máximo de 60 mg/l. Es decir, que en este caso la  DQO del río este año se halla  cuatro veces más contaminada que la permitida en la norma.

 En el caso de la Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO), el Choqueyapu registra en 2002 en su punto más alto en la Cancha Zapata, donde  presentaron   valores 226 mg/l. En tanto que en 2017 en ese mismo punto se registró un incremento de 425mg/l. Es decir, también  casi un 100% de lo registrado 15 años atrás.  

 A la altura de Mecapaca, la DBO este año se    reduce a 94 mg/l, que de igual  forma supera lo establecido por la  norma. En un río clase "D”, la DBO  debe registrar niveles  menores a 30 mg/l. Es decir que a esa altura el nivel de DBO es  tres veces mayor al  establecido en la norma.
  

Hierro y manganeso en ascenso

En el caso de  metales pasados como el hierro y el manganeso, el informe detalla que de igual forma hay un incremento considerable.  En el caso de hierro, en 2002 se registraba su punto más alto en el sector industrial, a la altura de Industrias Venado. Allí, se registraba entonces niveles de 4,54 mg/l de este metal. En 2017 éste  incrementó su presencia siete veces más que hace 15 años, pues registra niveles de   33mg/l. 

Sin embargo, la comparación en ambos estudios muestran que los niveles de hierro en otros puntos de la ciudad también  se incrementaron mucho más que a la altura de Industrias Venado.
 
Por ejemplo, a la altura de Mecapaca registraba en 2002 valores de 1,83 mg/l. Mientras que en 2017, registra a esa misma altura 60 mg/l.   

El reglamento en Materia de Contaminación Hídrica establece que los niveles de  hierro para un río  clase "D” es de 1 mg/l. En el caso de la muestra tomada este año a la altura de Mecapaca ésta es  59 veces más de lo permitido. 
  
En el caso del manganeso, éste no fue medido en 2002. Sin embargo, este 2017, este metal registra sus niveles más altos a la altura de Industrias Venado con una presencia de 11,2 mg/l. Sus niveles bajarán a la altura de Mecapaca a 1,44 mg/l. La norma señala que para un río de clase "D” el manganeso debe tener una presencia de 1 mg/l.  

Cadmio,  cromo  y zinc en regla  

Por el contrario, el  estudio también muestra una tendencia a la reducción de metales como el cadmio y el cromo. En el caso del cadmio, en 2002 registraba sus niveles más altos a la altura de Industrias Venado con valores de 11,26 mg/l. En 2017, en ese mismo punto presentaba niveles de 0,12 mg/l. A la altura de Mecapaca, los niveles en 2002 registraban 11,16 mg/l, en tanto que este año registran 0,05 mg/l.   

La norma boliviana establece que  los valores de cadmio no deben superar los  0,05. Es decir, que "este metal estaría dentro de los parámetros establecidos”.  

En el caso del cromo en 2002, éste registraba su nivel más alto a la altura de Industrias Venado con valores de 188,42 mg/l. En tanto que este año, en ese mismo punto de la ciudad registraba 0,05 mg/l. La norma boliviana establece  para un río de clase "D”, que los niveles de cromo no deben superar los   0.05 mg/l. En este caso,  la presencia de este metal se mantiene dentro de la norma. Sin embargo, se debe recordar, que las aguas de un río clase "D” no son aptas para el riego, uso que se le da a esas aguas a la altura de Mecapaca. 

 
De igual forma sucede con el zinc. En 2002 este metal no fue evaluado. Sin embargo, en 2017 inicia en Kaluyo con valores de 0.57 mg/l y   sube a  41 mg/l; luego va disminuyendo a  18,7 mg/l;  a  9 y posteriormente en Mecapaca a   1,12. Lo permitido en un río de clase "D” es de 5 mg/l. Es decir que la  presencia de zinc  estaría dentro de lo permitido. 

Coliformestermoresistentes

El estudio de 2002 no analizó la presencia de coliformestermorresistentes o también conocido como Colifecales. Sin embargo, eso no quiere decir que no hayan tenido presencia, pues como se detalla en la infografía que acompaña  a esta nota el río   presentaba altos niveles de contaminación y dentro de ello, presencia de  colifecales.  

En el estudio realizado este 2017, la presencia de los coliformestermorresistentes es considerablemente alta. El punto que registra mayor presencia de estos  organismos  se halla en la Cancha Zapata, donde se registran niveles de 22.000.000 de bacterias en cada 100 ml. Estos niveles se reducen a 5.000.000 a la altura de Mecapaca. 

Sin embargo, es importante mencionar que según la norma en un río de clase "D” no deberían superar los 5.000  organismos por cada 100 ml.  Su presencia es altamente preocupante si se considera que las aguas de este río ya en Mecapaca se utilizan para el riego de frutas y hortalizas.

Dentro del grupo de coliformestermorresistentes o colifecales, se encuentran bacterias como la Esceherichia coli y la salmonella, causante de diarreas y de males gastrointestinales. 

 

 

 

 
 
 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

64
10