El Gran Poder, tradición y disfrute responsable

La edición 2019 de la festividad del Jesús del Gran Poder,llega plagada de fastuosidad y con números que dejan en evidencia la popularidad de este evento: participarán alrededor de 70 fraternidades, 7.000 músicos y 40.000 bailarines.
jueves, 13 de junio de 2019 · 16:33

NOTICIA PATROCINADA CBN / AGENCIA 360 

La Paz, una vez más, se entregará a la fiesta popular que se ha transformado en un evento nacional y que, por estos días, busca posicionarse como una expresión cultural de nivel mundial.

Pero la búsqueda de este reconocimiento viene acompañada por un nuevo enfoque que se propone sumarle al colorido y espíritu festivo, un concepto de disfrute responsable.

En el marco de esta nueva visión es que se vienen desarrollando acciones para combatir los excesos y promover el espíritu festivo dentro del ámbito de diversión saludable. Dentro de estos esfuerzos destaca la acción impulsada por la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP) y la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder (ACFGP), denominada “Folklorista, no pierdas el protagonismo”.

Se trata de un proceso de capacitación para los folkloristas, con el propósito de promover entre ellos y ellas, los grandes protagonistas de esta festividad, el consumo responsable de bebidas alcohólicas. Este plan, que forma parte del programa de Responsabilidad Social de la empresa, quiere alcanzar un impacto más allá del Gran Poder. “El objetivo de esta campaña es que los miembros de las fraternidades folklóricas se comprometan con el cambio de hábitos de consumo de bebidas alcohólicas de forma permanente, y no solo en este tipo de fiestas”, expresó el gerente institucional de la CBN, Ibo Blazicevic.

Es el segundo año que se realizan estas capacitaciones previas a la fiesta y lo cierto es que va encontrando eco entre los participantes de la manifestación cultural. “Lo que importa es que (nos) informan sobre las consecuencias que tienen los excesos”, afirma Mariela Quispe,quien también resalta un aspecto que la diversión suele opacar. “Las capacitaciones, además, concientizan y nos recuerdan que el Gran Poder es por fe y no solo una fiesta más. Esto es importante, si lo que se busca es ser reconocido como Patrimonio de la Humanidad y, de paso, demostrar al mundo lo variada que es nuestra cultura”.

La festividad del Gran Poder posee el colorido, la calidad artística y el respaldo popular como para convertirse en una referencia internacional y en un atractivo turístico para los visitantes extranjeros. Pero, para redondear la proyección de esta hermosa expresión cultural aún resta promover entre los participantes y darle más espacio al disfrute con control que a los excesos.

Para algunos de los participantes, en estas capacitaciones de la Cervecería Boliviana Nacional, los efectos de todos estos años de acciones de concientización ya están arrojando resultados positivos. La folklorista Brena González señala: “Ahora se nota que los fraternos no entran ebrios, hay más control. Años atrás, se veía que había una gran desconcentración por parte de los participantes, y eso era lamentable”. “Ahora, las personas se la pasan bailando y es hasta más divertido”. 

Para González, las capacitaciones de la CBN son positivas para la jerarquización de la fiesta,  “porque nos explican que dentro de la entrada del Gran Poder no debemos tomar y esto es muy importante, ya que estamos representando a la cultura boliviana”, añade.

El señor David Mamani, uno de los fundadores de la fraternidad Rosas de Viacha. Revelación 82, destacó “Es verdad que los padres y las madres son los encargados de educar a sus hijos, pero (debemos) recordar que no se debe manejar borracho o de los problemas de beber nunca está de más”.., señala este señor, quien también destaca el papel de su esposa, una de las primeras bailarinas de la fiesta.

Esta visión también es compartida por Raúl Quispe, pasante de la fraternidad. “Es una buena cosa, esta de las capacitaciones de la Cervecería Boliviana Nacional porque nos hacen reflexionar. A veces mareados cometemos errores, nos peleamos con los amigos o con la esposa. Muchas veces hemos caído en desgracia por los excesos. Por eso, creo que estas cosas son positivas, porque creo que debemos enseñarles a nuestros hijos”.

 

30
42