Una forma más inmediata y segura de comerciar

miércoles, 17 de julio de 2019 · 12:52

Revolución en el mercado

Una forma más inmediata y segura de comerciar 

La implementación del pago mediante código QR en el Mercado Modelo de Irpavi de La Paz, ha demostrado lo rápido que pueden cambiar las costumbres cuando la tecnología transmite confianza y practicidad.

Los tiempos están cambiando y aquella vieja costumbre de buscar monedas para el cambio está comenzando a transformarse en una costumbre de museo. De hecho, cada vez es más normal que salgamos a la calle sin efectivo. Esto de andar sin una moneda en el bolsillo, ya no es símbolo de pobreza, sino de seguridad y hasta de libertad.

En el mundo los sistemas de pago basados en billetera electrónica avanzan a pasos agigantados y Bolivia no es la excepción. Es que por estos días, la billetera parece perder importancia y en su lugar el omnipresente teléfono móvil gana protagonismo.

La implementación del pago mediante código QR en el Mercado Modelo de Irpavi, a través del sistema Simple de BancoSol, es una muestra más de que el avance de esta modalidad de pago es incontenible. Con este sistema, uno de los mercados más populares de La Paz se pone a la par y quizás con ventaja, de los sistemas de pago sin efectivo que antes estaban reservados para los supermercados.

El pago con QR representa una gran ventaja para los pequeños comerciantes, y no es solo porque las compras con QR carecen de los costos de otros sistemas electrónicos, sino porque mejora de forma sensible la experiencia de compra de sus clientes y la practicidad a la hora de las compras.

“Me parece que este sistema es más sencillo para el cliente que a veces tenía problemas para sacar dinero de los cajeros, y nosotros debemos atender la tranquilidad del cliente que ahora nos paga desde el teléfono gracias al QR”, afirma Lourdes, una comerciante del mercado que considera que la piedra angular radica en la confiabilidad del sistema.

Para pagar con el QR, el cliente solo debe contar con un teléfono móvil y la aplicación de su banco. Solo debe acceder a la misma, abrir el lector de QR y una vez escaneado podrá hacer la transferencia desde su cuenta personal al comerciante.

“La gente se está animando más y más ahora que el uso del QR está saliendo en las noticias. Y lo genial es que pueden operar desde cualquiera banco”, afirma una colega de Lourdes haciendo hincapié en la universalidad del sistema. Y esto parece ser uno de los secretos del éxito en el Mercado Modelo de Irpavi. Según Juana “ha aumentado la clientela” en especial los fines de semana.

Su colega Marisol comparte el optimismo y señala que a medida que la gente se entera de la implementación del sistema cada vez se anima más a usarlo. “Para mi este sistema nos da muy buenas ventajas, porque vienen muchos clientes que tienen esa facilidad de pagar desde el sistema Simple. De hecho ha venido gente de muchos lugares consultando por si trabajábamos con este sistema de QR”.

Este parece ser otro de los puntos clave, ya que la confianza del cliente es vital para que se animen a utilizar este sistema. “Para mí el sistema es fácil y práctico”, señala Mario aunque afirma que aún “hay personas que no conocen la aplicación y les cuesta usarla. Por eso, mi sugerencia es que se insista con enseñar a usar el sistema, porque una vez que lo usan los clientes se dan cuenta de que es fácil y confiable”.

Una de las principales virtudes es que, como coinciden la mayoría de los comerciantes, antes en el mercado la disponibilidad del dinero en los cajeros era un problema. Algunos comerciantes del mercado señalaban que la falta de disponibilidad de dinero en efectivo solía arruinarle operaciones y ante esto los clientes se marchaban a comprar al supermercado. Para Marisol el sistema de QR ha cambiado esto, “porque los clientes pueden hacer fácilmente la compra aún cuando no tengan dinero en efectivo. Por eso hemos recibido felicitaciones y los clientes se sienten muy felices al igual que nosotros porque es una gran ayuda”.

Si bien al principio había algunas dudas por parte de los comerciantes, las mismas se disiparon rápidamente. Roxana recuerda que al principio tenía un poco de incertidumbre porque no sabía cómo iba a estar segura de que el cliente le había pagado. Cuando hizo la primera venta por este sistema, al instante recibió un mensaje en su teléfono informándole que la operación se había realizado con éxito. “El dinero me llega directo a mi cuenta del banco”.

137
5

Otras Noticias