Un emprendimiento flotante: el bote hotel de Heriberto Mascaya

sábado, 24 de julio de 2021 · 12:06

Aunque la pandemia paralizó el emprendimiento donde prestaba sus servicios y, consecuentemente, lo dejó sin fuente de ingresos, Heriberto Mascaya Mocho no dejó de ver hacia el horizonte y permitió que su espíritu emprendedor lo guiara.

Heriberto es uno de los semifinalistas del concurso Emprende Ideas en Pandemia, organizado por la Fundación Samuel Doria Medina Arana. Su proyecto se escogió entre más de 2.800 participantes de todo el país.

Él era capitán de un barco que recorría el Río Ibaré del Beni. A bordo iban visitantes extranjeros interesados en conocer la diversidad de flora y fauna que existe allí. El lugar tenía gran fluencia de turistas, hasta que la covid-19 atacó. Como es conocido, el sector turístico fue el más afectado con los contagios masivos, los cuales provocaron una gran crisis económica a nivel global.

El crucero donde Heriberto trabajaba no fue la excepción. El dueño del emprendimiento paró temporalmente sus actividades y redujo el salario a sus trabajadores, con la esperanza de que la pandemia terminara pronto. Pero, cuando la humanidad empezó a tomar consciencia de que la peste no pasaría rápidamente, el barco se puso a la venta y los empleados fueron despedidos.

Heriberto trabajaba allí desde 2016. Originario de Rurrenabaque, fue invitado a formar parte del equipo del crucero por su basta experiencia en el sector turístico y su conocimiento del idioma ingles. Él estudió turismo en la Universidad Mayor de San Andrés de la ciudad de La Paz.

Heriberto, que es un líder nato, se inició como guía turístico en el barco, luego pasó a administrarlo, hasta que finalmente lo nombraron capitán. Él conocía el funcionamiento del crucero a la perfección, por lo que cuando se puso a la venta buscó los medios para que el emprendimiento no desapareciese.

Solicitó financiamiento en varios lugares, pero en plena pandemia nadie tenía fe en un proyecto turístico de esa magnitud. Sin embargo, su tesón pudo más y logró que el anterior dueño le vendiera la embarcación a plazos, a pagar durante varios años.

¿Por qué Heriberto compró un crucero cuando la pandemia había paralizado la actividad turística? Porque, viendo más allá, sabe que con la nueva normalidad llegará también una nueva forma de hacer turismo responsable.

Mientras eso sucede, Heriberto busca la forma de sobrevivir y proveer a su familia. Él está casado y tiene dos pequeñas niñas. Actualmente trabaja como mototaxista para cubrir los gastos de su hogar, mientras impulsa su nuevo proyecto.

Él sabe que en un futuro inmediato no llegarán los turistas extranjeros para pasear por el Río Ibaré, por lo que pretende convertir el barco en un hotel y restaurante flotante, para ofrecer al turismo local una experiencia única en ese rincón natural.

Para llevar adelante su proyecto necesita de recursos, ya que tiene planificado instalar en el barco energía solar y un sistema de tratamiento de aguas servidas, y adaptar los 12 camarotes disponibles, el área social y el comedor.

El proyecto de Heriberto se localiza fácilmente en Facebook bajo el siguiente identificador @reinadeenin. Allí se puede encontrar más información sobre este singular emprendimiento que ofrece a sus clientes la oportunidad de darse un excitante descanso.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

55
45

Otras Noticias