Francisco sancionará a un obispo alemán por vivir en la opulencia

Jorge Bergoglio se enfrenta al servidor más caro de Dios

En medio de la corriente de austeridad impulsada por el Papa, el prelado alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst se gastó 15.000 dólares en una tina.
martes, 15 de octubre de 2013 · 20:49
Agencias / Ciudad del Vaticano
  Además de encabezar una ambiciosa reforma en  la Iglesia Católica, el papa Francisco debe atender el delicado caso de un obispo cuestionado por despilfarrador.
Se trata del alemán Franz-Peter Tebartz-van Elst, conocido por sus gustos costosos y apodado por la prensa alemana como "el servidor más caro de Dios”.  
 El obispo, a cargo de la pudiente diócesis de Limburgo, sudoeste de Alemania, se encuentra en Roma para una serie de encuentros en el Vaticano, aunque se ignora si el religioso será recibido por el austero papa Francisco, quien pregona una Iglesia para los pobres, apunta AFP.  
Por ahora, como señal de arrepentimiento, el obispo -repudiado en Alemania por su manía de grandeza, su automóvil de lujo y su proyecto de residencia costosa- viajó en un vuelo económico como gesto de "autocrítica”.
Tebartz-van Elst, de 53 años, cuya renuncia reclaman numerosos alemanes, emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y departamentos privados.
El proyecto, decidido por su predecesor, costaba unos 5,5 millones de dólares , pero los gastos de la obra aumentaron de un modo  notable  hasta unos 31 millones de dólares.

De acuerdo con el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung,  él mismo era el encargado de supervisar el presupuesto, por lo que dos fiscalías investigan presuntos casos de declaraciones en falso de Tebartz-van Elst.
Una, en relación con un viaje en primera clase a la India. La otra, por fraude en relación con  las obras de la diócesis de  Limburgo.
Un comedor  millonario
Según los medios de prensa alemanes, que denunciaron  sus excesos, el religioso gastó para su tina personal 15.000 dólares, sin hablar de un comedor de 63 metros cuadrados, de casi tres millones de dólares.
El obispo, al que se le reprocha no sólo su despilfarro sino también su arrogancia, sostiene que cuenta con numerosos defensores en el Vaticano, por lo que decidió poner en manos del    Papa su destino, "más inmediato”.  
En septiembre pasado, el Vaticano envió a un observador, el cardenal italiano Giovanni Lajolo, quien deberá entregar un informe en unos días.  
El caso  genera mucha curiosidad y controversia en Alemania, país donde las iglesias se benefician de un impuesto,  por lo que gozan de fondos notables.
La Iglesia Católica, entre las más ricas del mundo, suele financiar numerosas asociaciones, escuelas, misiones y proyectos de desarrollo.
 Por tal motivo, las acciones del obispo "millonario” generaron una ola de protestas y, de hecho, según el Frankfurter Allgemeine Zeitung, desde que estalló el escándalo se multiplicaron   las apostasías, tanto en la diócesis de Limburgo como en el país.

Desde que fue elegido papa, Francisco no tomó  medidas contra estos hechos, pero aceptó la renuncia de un obispo esloveno considerado también un "derrochador compulsivo”.

Desde  el Vaticano
 Capriles  El líder opositor venezolano Henrique Capriles informó ayer  que el papa Francisco aceptó recibirlo en una audiencia privada, para lo que viajará al Vaticano en una fecha no establecida.
Transparencia La Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, verdadero banco central del Vaticano, seguirá los pasos del Instituto para las Obras de la Religión (IOR), iniciando también su operación de transparencia.
  Lefebvrianos La fraternidad de los Lefebvrianos, que siempre mantuvo una relación tensa con el Vaticano, criticó a Francisco al considerarlo un "modernista” que arriesga poner "en peligro nuestra fe”, señaló  el obispo   Bernard Fellay, autoridad lefebvriana.

 Parolin es la mano derecha del papa Bergoglio

AFP / Ciudad del Vaticano
 El nuevo secretario de Estado del Vaticano, el obispo italiano Pietro Parolin, quien fue cinco años nuncio en Venezuela, se convirtió  ayer -en ausencia debido a problemas de salud- en la mano derecha del papa Francisco, su hombre de confianza.
"Bienvenido in absentia (en ausencia)”, dijo el papa Francisco tras explicar que monseñor Parolin tomará posesión del cargo "en unas semanas, debido a la pequeña operación a la que tuvo que someterse en I   talia”.
 "Conoce bien a la familia de la Secretaría de Estado, ha trabajado por años con pasión, capacidad de diálogo y humanidad”, dijo Jorge Bergoglio.
 De este modo, el nuevo "primer ministro” de la Santa Sede, quien se encuentra internado en un hospital del norte de Italia, deberá comenzar a trabajar en unas dos semanas.
Con el cambio de secretario de Estado, el Vaticano inicia una nueva era, ya que el experimentado diplomático, que habla perfectamente español, se convierte en uno de los colaboradores más cercanos del Papa.  
El nuevo número dos del Vaticano, considerado como un hombre "modesto, accesible, abierto y competente”, cualidades indispensables para formar parte del equipo de colaboradores del  papa Francisco, inició hace 27 años una exitosa  carrera diplomática en el Vaticano.  
Benedicto XVI lo nombró en agosto de 2009 nuncio apostólico en Venezuela, un país particularmente difícil debido a las tensiones con Hugo Chávez.
 "Es una gran elección, un hombre eficaz y buen negociador”, declaró a radio Vaticano monseñor Jean-Louis Tauran, actual ministro de la Santa    Sede para el diálogo interreligioso.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias