Ayer se levantó la parálisis administrativa a un alto costo económico

EEUU evitó el colapso pero desnudó su debilidad política

Si bien el presidente Barack Obama aparece como el vencedor de la guerra presupuestaria, el acuerdo a última hora pone en evidencia la crisis institucional.
jueves, 17 de octubre de 2013 · 21:34
Agencias / Washington
Estados Unidos evitó el cese de pagos cuando su economía estaba contra las cuerdas y el presidente Barack Obama enfrentaba a los leones del Tea Party (ultraconservadores  del Partido Republicano) en un atribulado Capitolio, que reconoció pérdidas de 24.000 millones de dólares para el Estado federal.   
Ayer, el día después de la "operación rescate”, tanto la prensa como los analistas políticos dan como gran vencedor de la guerra presupuestaria, que derivó en el cierre del Gobierno el 1 de octubre, al ocupante de la Casa Blanca, el "comandante en jefe”.
"Aunque él mismo dijo que aquí no hay ganadores, es claro que Barack Obama surge como el vencedor de una crisis que ha deteriorado la imagen internacional de EEUU, violentado la convivencia nacional y causando considerables daños económicos. Pero que también ha minado, al menos temporalmente, la influencia del conservadurismo extremista y ha allanado el terreno para la cooperación entre los sectores moderados de ambos partidos”, opina Antonio Caño,    periodista del diario español El País, desde Washington.

"Todo lo que tenemos que hacer”, dijo Obama, en una comparecencia en la que agradeció a "los republicanos responsables” por su contribución a la solución temporal de la crisis presupuestaria, "es dejar de fijarnos en los lobbys, en los blogueros, en los predicadores de la radio, en los activistas profesionales, que se benefician del conflicto, y concentrarnos en la tarea para la que la mayoría de los norteamericanos nos eligió, en hacer crecer la economía, en crear empleos, en fortalecer la clase media, en educar a nuestros hijos, en sentar las bases de una prosperidad que alcance a todos y en conseguir orden fiscal de largo plazo”.

Sin embargo, los daños a la economía derivados de la parálisis son evidentes.
Una pérdida millonaria
El parón administrativo de 16 días sufrido por la primera economía del mundo tuvo  un costo, no sólo de desgaste político.
Este costo  se establece en moneda corriente y asciende a más de 24.000 millones de dólares, de acuerdo con  la influyente agencia financiera de valoraciones Standard & Poor’s.
La consecuencia inmediata del cierre del Gobierno (el famoso shutdown) supondrá un recorte de 0,6 puntos porcentuales en la previsión del Producto Interior Bruto (PIB) del cuarto trimestre de este año, según prevé la agencia antes citada. Standard & Poor’s rebaja su estimación de crecimiento del PIB  de un 3% a cerca de un 2%. Otras agencias son más optimistas y ese 0,6% se rebaja a un 0,3%. En realidad son  modos de interpretar la crisis.

Desde Washington  

  Empleados  900 mil funcionarios públicos se incorporaron ayer a primera hora a sus puestos de trabajo.
   Sueldos En virtud a un compromiso de la administración federal cobrarán sus sueldos con carácter retroactivo.

 Abierto Las oficinas federales abrieron con normalidad. Lo propio sucedió con dependencias de Defensa. Los museos y parques nacionales abrieron luego de ser acondicionados después de 16 días de parálisis de la administración pública estadounidense.

Análisis
   Timothy Garton
 Catedrático de Oxford
"El gigante ensimismado”
 Durante estos días he podido observar con alarma creciente que Estados Unidos es un país  tan decidido a hacerse daño a sí mismo que, si fuera un adolescente, cualquier amigo consciente se vería obligado a gritar pidiendo urgentemente un médico.
 Mi conclusión es ésta: EEUU  debería hacer como Cristóbal Colón pero al revés. El mundo ya no necesita descubrir América, pero es urgente que América descubra lo que el mundo piensa de ella.
Los estadounidenses, y en especial los pocos que votan en las primarias demócratas y republicanas, deben enterarse más de lo que la gente de todo el mundo piensa y dice de su país. Porque eso nos indica que la erosión del poder estadounidense está produciéndose a más velocidad de la que casi todos predecíamos, mientras los políticos de Washington se comportan como ciervos en celo en una absurda pelea de cornamentas.
La cobertura informativa constante de la televisión norteamericana sigue cada arremetida y cada giro de esa pelea. Es como ESPN (la cadena de 24 horas de información deportiva), pero en política.
Sólo muy de vez en cuando se asoma el resto del mundo: por ejemplo, cuando el Banco Mundial y el FMI celebran sus reuniones anuales -en Washington- y sus dos responsables, Jim Yong Kim y Christine Lagarde, hablan de terribles consecuencias y consiguen ocupar unos centímetros de espacio en los periódicos.
 El resto del tiempo EEUU es un país ensimismado, que se mira el ombligo y olvida que no está solo en este planeta.


Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios