El cadáver del criminal de guerra nazi sigue en Italia

El pueblo de Priebke no lo sepultará

viernes, 18 de octubre de 2013 · 21:12
EFE/ Hennigsdorff
 "(Erich) Priebke no pinta nada aquí”, dice con enfado Klaus Kitzmann, habitante desde hace 54 años de Hennigsdorf, la ciudad natal del criminal de guerra nazi fallecido a los 100 años y cuyos restos mortales aún no recibieron sepultura.   
"Nuestra historia ya es suficientemente difícil ya”, alega este jubilado de 70 años, añadiendo: "Priebke nació aquí, pero vivió la mayor parte del tiempo en el extranjero. Si nadie lo quiere, debe ser incinerado y sus cenizas esparcidas, no sé dónde”.
Hennigsdorf teme convertirse en un lugar de peregrinaje para los neonazis, como ocurrió con la pequeña localidad bávara de Wunsiedel, que acogió durante un tiempo los restos mortales de Rudolf Hess, uno de los lugartenientes de Adolf Hitler.
 Se trata de un temor justificado: el año pasado, un miembro del partido de extrema derecha NPD publicó un anuncio en el periódico local con motivo del 99 cumpleaños de Priebke -quien jamás renegó de sus convicciones nazis-, y al día siguiente, unos 50 neonazis acudieron a la pequeña y tranquila localidad, de 25.000 habitantes.
Priebke es responsable de la muerte de 335 civiles en 1944.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios