Fue derrotado en el Congreso

Obama enfrenta su momento más delicado

Insistió en que el presupuesto irá tarde o temprano, pero no antes de tres semanas
martes, 01 de octubre de 2013 · 20:05
Agencias / Washington
Obama está abatido. La primera potencia del planeta, acaba de cosechar su segunda derrota en menos de 15 días. La primera  fue la semana pasada, en el Consejo de Seguridad de la ONU, que frenó su intención de intervenir militarmente en Siria.
   La segunda, ayer, cuando la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, obligó  al cierre parcial  de los servicios públicos porque se niega a autorizar el gasto federal rutinario si la administración americana aplica la reforma sanitaria.
"Es un momento ciertamente delicado, de alta complejidad, que pone al Presidente en un aprieto al tener que lidiar con una administración que trabajará en estado de emergencia, casi bajo mínimos,  y será incapaz de concretar los planes sociales previstos por los demócratas para una gestión de pronóstico reservado”, explica el economista Thomas Wienner en el portal digital de la revista especializada The Economist.
Lo cierto es que el inquilino de la Casa Blanca, que hace unas semanas se dirigía a los estadounidenses para explicar y justificar las claves de una acción militar en Siria, ayer  apeló a las fibras emocionales de los ciudadanos para recuperarse del mal trago en el Capitolio.
Allí, en el histórico edificio, el Tea Party, el sector más radical del Partido Republicano, torpedeó cualquier posible intención   para extender la cobertura médica, "simplemente por una cuestión de coherencia política”, sostiene el analista Saúl Minucci en la cadena Sky News.
 "Cansado de perder en el Congreso, muy tocado por el rechazo de la opinión pública hacia una eventual ley de armas, y reacio a ceder a la emergencia de los grupos sociales que defienden los derechos de los inmigrantes, el Tea Party reaccionó como debía: aplicando la ley”, complementa Saúl  Ray Minucci.   
 
"La culpa del Tea Party”
"Este cierre no tenía que haber sucedido. No tiene ningún sentido”, se quejó el Presidente en la  Casa Blanca recibiendo el apoyo moral de decenas de invitados.  

Envalentonado, Obama intentó centrar la culpa en el Tea Party,  señalando que "han querido el cierre del Gobierno por una cruzada ideológica para negar cobertura sanitaria asequible a millones de americanos”.

 Sin embargo, insistió en que el presupuesto irá de todos modos, tarde o temprano, aunque por lo visto todo parece indicar que no será antes de tres semanas, lo que supone un problema social agregado con 800 mil funcionarios suspendidos de sueldo y 1,3 millones de empleados civiles que tampoco cobrarán.
   

"No puede haber plazos en este sentido. La última vez, con Bill Clinton, duró 21 días, y en aquel entonces tuvo un impacto controlado en la administración. Nadie se rasgó las vestiduras porque había cintura económica para cubrir los gastos del Gobierno con solvencia.

Las consecuencias de la  parálisis
Defensa  La mitad de los 800 mil empleados civiles del Pentágono, el mayor empleador público, pasa a régimen de licencia sin goce de sueldo. Las operaciones militares proseguirán  normalmente, aunque los soldados  recibirán  su paga con retraso.
Parques y museos   Los 368 parques y museos nacionales cerraron sus puertas, incluidos los grandes museos de arte y de historia y el zoológico de Washington.
Pasaportes   Durante la anterior crisis presupuestaria, que se extendió durante 15 semanas,  1995-96, el examen de unas 500 mil demandas de visas y 200 mil de pasaportes fue suspendido.
 Administración   La mayoría de las agencias federales  tendrán  reducciones de efectivos, en ciertos casos de más de 80%, lo cual podría provocar retrasos en la implementación de autorizaciones de nuevos medicamentos, la concesión de préstamos públicos, etcétera.  
Excepciones  La justicia, la seguridad nacional y los servicios considerados esenciales para la seguridad.

Anuncian que  el  impacto será notorio en el  turismo

El sector turístico estadounidense se mostró ayer preocupado por el impacto "grave” e "inmediato” que la parálisis parcial de la Administración federal puede ocasionar en esa industria y en la economía del país.
El cierre de los numerosos parques naturales de EEUU, uno de sus grandes atractivos turísticos, así como la incertidumbre que esta situación genera en el viajero, pueden causar "un daño grave e inmediato en la economía” nacional, señaló en un comunicado Roger Dow, presidente de la Asociación estadounidense de viajes.
Los 11 parques naturales nacionales y los lugares históricos federales amanecieron cerrados al público este martes, algo que genera en los millones de visitantes y viajeros una "percepción incierta”, apuntó Dow, quien alertó sobre los enormes efectos negativos que ocasionará esta situación, si se prolonga.
De ser así, las consecuencias de la parálisis de parte de la Administración federal "podría afectar a las inversiones en infraestructura de viajes a largo plazo”, advirtió. Esta frustración se traslada también, y de forma directa, al sector turístico y de negocios. Frank Fuentes, director de ventas de Z Ocean Hotel, en Miami Beach (Florida), destacó a EFE que la parálisis "no sólo afectará a los funcionarios públicos, sino a muchos congresos y ferias, en las que las compañías hacen negocios con el Gobierno y hoy no pueden mantener reuniones ni cerrar acuerdos”.
En opinión de Fuentes, la paralización parcial de la Administración tendrá una repercusión especialmente negativa en "mercados más corporativos como el de Nueva York o Washington”, que "han debido sentir un impacto negativo en las reservas de hotel”, enfatizó.

Valorar noticia

Comentarios