Analistas consideran que se trata de una gran reforma en Cuba

Unificación monetaria, la gran apuesta de Raúl Castro

La creación de una divisa única mejorará el clima de los negocios, ya que enviará a los inversores una clara señal de racionalidad de los precios en la isla.
miércoles, 23 de octubre de 2013 · 21:30
AFP / La Habana
 Cuba apuesta fuerte al lanzarse en la más ambiciosa de sus reformas, la unificación de dos monedas que circulan en la isla hace 20 años, con enormes beneficios potenciales, pero también asume peligrosos riesgos, estiman algunos analistas consultados.
"Es, sin duda, la mayor de las reformas considerada durante mucho tiempo demasiado difícil para la economía cubana”, opinó Paul Webster, exembajador de Gran Bretaña en La Habana y profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Boston, Estados Unidos.
El presidente Raúl Castro "sabe que debe apelar a toda su autoridad personal que le confiere ser un Castro para reparar esta situación absurda” de tener dos monedas, el peso cubano (CUP), de uso doméstico, y el peso convertible (CUC), que vale 24 CUP y es equivalente al dólar estadounidense, para sus transacciones exteriores. La unificación monetaria sería una reforma extraordinariamente audaz”, subrayó Richard Feinberg, profesor de la Universidad de California y analista de la Brookings Institution de Estados Unidos.
La creación de una divisa única "mejoraría de manera considerable el clima de los negocios, enviando a los inversores una clara señal de racionalidad en los precios y reforzaría la rentabilidad y daría un considerable impulso a las exportaciones”, apuntó Richard Feinberg.
"Será igualmente una fuerte señal para mostrar a la comunidad internacional que Cuba acelera su ritmo en busca de una economía más abierta al mercado”, indicó el exconsejero del presidente estadounidense Bill Clinton (1993-2001).
Un largo camino
Pero el camino es largo y difícil, reconocen coincidentemente todos los expertos en economía internacional consultados.
"La aplicación de esta decisión será lenta y complicada, de igual forma que todas las reformas introducidas en Cuba”, dijo  Peter Hakim, presidente emérito del grupo de reflexión estadounidense Diálogo Interamericano, en Washington.
Al anunciar el martes el lanzamiento del proceso de unificación monetaria, el régimen comunista cubano se cuidó bien de fijar un calendario preciso.
Pero "no habrá terapia de choque”, enfatizó el comunicado oficial publicado, y se aclaró que el Consejo de Ministros aprobó el lanzamiento del proceso.
El nudo gordiano que se debe romper está en la contabilidad del Estado y sus empresas. Si el cubano común debe arreglárselas todos los días para complementar sus escasos ingresos en CUP, con una tasa de 24 CUP por 1 CUC, las cuentas públicas aplican, indefectiblemente,  una tasa de 1-1.
"Esto ha creado una distorsión de toda la realidad económica que falsea todas las decisiones económicas”  matiza el economista cubano Pavel Vidal.

Economía en  Cuba  
Transacciones Toda una serie de transacciones se realizan a diversas tasas CUP/CUC: las ventas directas de agricultores independientes a los hoteles y restaurantes se realizan sobre la base de una tasa 10/1 en lugar de 24/1.

Azúcar   La industria azucarera  ha comenzado a realizar diversas transacciones a tasas diferentes de la 1/1 establecida para las empresas estatales: 12/1 para sus exportaciones, 7/1 para sus importaciones y 4/1 para sus importaciones de combustibles, entre otras, según fuentes oficiales.

Análisis
Paul Webster Catedrático de la Universidad de Boston
 Dos monedas para un modelo
Raúl Castro es consciente de que se puede mantener la esencia ideológica y filosófica del socialismo;  pero al mismo tiempo sabe que es preciso que Cuba ingrese poco a poco, sin prisa pero sin pausa, en el eje de las relaciones económicas en la sociedad global.
De hecho, el hermano del símbolo máximo de la revolución emprendió una serie de reformas tendentes a un "socialismo de mercado” en el que Cuba pueda superar la dependencia de las subvenciones y las donaciones venezolanas y pueda, de algún modo, alcanzar la siempre necesaria autonomía económica.
Sin lugar a dudas, las reformas, que dieron una mayor autonomía a algunas empresas estatales, prevén igualmente que realicen toda su contabilidad en peso cubano de circulación doméstica  comprando al Banco Central a una tasa de 10/1. Ello tiene un efecto negativo a todas luces:  corta las alas a los exportadores.
A todo ello,  está por ver si el sistema económico establecido por Fidel Castro en sus grandes dimensiones va a ser desmantelado por su hermano Raúl antes de 2018, cuando concluya, según ha anunciado varias veces,   su segundo y último mandato presidencial.  
 Personalmente, estoy entre los que creen  que estamos asistiendo al principio del fin de un modelo obsoleto.
Lo digo con conocimiento de causa. Siendo embajador extranjero  me parecía una contradicción la existencia de dos monedas para una realidad económica. Hoy comprendo que había dos realidades económicas que separaban a unos cubanos de otros.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios