Museos, monumentos y parques nacionales están cerrados

El cierre temporal frustra a cientos de turistas en EEUU

Mike Verrick, un chico ciego de 14 años, viajó un día y medio desde su pueblo en Montana para visitar el Museo Smithsonian en Washington. No lo logró.
miércoles, 2 de octubre de 2013 · 20:56
Agencias / Nueva York
 "No es posible. No es posible tanta mala suerte”, repite  Albert Verrick, recién llegado a Washington, tras un día y medio de viaje desde su natal Wavelock, en Montana.
Albert trata de consolar a su hijo de 14 años, Mike, ciego de nacimiento, que aspira a ingresar en la escuela de arte de Billings, también en Montana. Mike Verrick, como otros cientos de visitantes y turistas,  se quedó con las ganas de cruzar el gran hall del Museo Smithsonian, una de las instituciones afectadas por el cierre parcial del Gobierno estadounidense por falta de acuerdo presupuestario en la Cámara de Representantes.
 "Tenía un sueño. Pero hoy, ésta es mi peor pesadilla”, lamenta  el joven ante un micrófono de l   a cadena de televisión Fox.
De hecho, Albert Verrick  contrató con dos meses de anticipación los servicios de un guía especializado para que orientara a su hijo no vidente por las diferentes salas de exposición.
 "Era mi regalo de cumpleaños para Mike. Se lo prometí. Y por una decisión política, en realidad, mezquina de esos malditos republicanos, volveremos al pueblo frustrados y tristes”, confiesa  Albert Verrick, quien es dueño de una pequeña empresa de acondicionamiento de viviendas, un negocio que sobre todo prospera en el frío y riguroso invierno de Montana.
   Pero el caso de la familia Verrick no es el único.
Heinz y Verna Wallinsky decidieron irse de vacaciones al parque Yellowstone, el mismo que hizo famoso el Oso Yogui.
 "Esto es un desastre. No pasa en Alemania”, protesta Heinz, jubilado de 66 años y amante de los espacios verdes, esos bosques imponentes que parecen no tener un horizonte.
Uno de los responsables de la administración del parque se alza de hombros y le muestra el letrero con la palabra "shutdown”, una expresión muy estadounidense para referirse a la "pausa administrativa”, técnicamente un eufemismo para denominar  a la parálisis de un sistema burocrático del que dependen millones de funcionarios que administran un país que bien podría ser un continente.
  Lo cierto es que ayer, el presidente  Barack Obama invocó a  demócratas y republicanos para que limen sus diferencias en el    Congreso, y de este modo  evitar un problema mayor: la suspensión de pagos.
"Ha llegado la hora de negociar. Terminó el empecinarse en una posición caprichosa, desde la acera republicana, viendo desde el palco cómo el Gobierno se sume en la debacle financiera mientras millones de personas sufren las consecuencias de un modo absurdo e intolerante de hacer política”, opina el analista Joe Aponte, en CNN.
Amenaza sobre EEUU  
A todo esto, Antonio Caño, corresponsal del diario español El País en Washington, explica que "con gran parte de la administración federal cerrada sin visos de una solución inmediata, empieza a cundir la alarma de que no se consiga tampoco un acuerdo para evitar que Estados Unidos   se declare en suspensión de pagos, un riesgo que el Tesoro considera inminente”.
Resulta que el Gobierno está agotando el último dinero del que dispone para pagar las cuentas, pero se quedará sin recursos a mediados de octubre si el Congreso no le permite elevar su techo de endeudamiento.  Esta situación trascendería un cierre parcial de operaciones, supondría un cataclismo. Por eso las prisas. Por ello el temor.

 Sistema de salud funciona pese al cierre


Es irónico que el mismo día que el Gobierno federal estadounidense tuvo que cerrar algunas dependencias por falta de fondos, haya entrado en vigencia la parte clave de la reforma del sistema de salud, el llamado  Obamacare, que era justo lo que los republicanos querían evitar.

El  Obamacare  es la mayor ampliación de un programa social federal desde que en 1965 se creara el Medicaid.
Se trata de  un derecho adquirido y por tanto goza obligatoriamente de las asignaciones de fondos necesarias, al igual que pasa con la seguridad social, destaca BBC.

La ley fue firmada en marzo de 2010 por Obama luego de que fuera aprobada por la mayoría demócrata que había   en ambas cámaras del Congreso.

Desde entonces diferentes provisiones entraron  en vigor y, como estaba previsto, el martes 1 de octubre de 2013 empezó a regir lo que se considera su parte clave: las "bolsas de seguros de salud” con las que se espera que unas 30 millones de personas, actualmente sin seguro, puedan adquirir pólizas a precios menores, o en algunos casos subsidiadas, sin las limitaciones de cobertura o edad que solía haber. La Oficina de Presupuestos del Congreso estima que en la fase inicial del sistema, hasta marzo de 2014, unos siete millones de personas contratarán coberturas.

Punto de vista
ANTONIO CAÑO

Periodista El País, España
   L a llave la tienen los republicanos
El Partido Republicano tiene la sartén por el mango.  
De hecho, sigue condicionando, tanto la extensión del presupuesto para reabrir los servicios públicos federales, como la elevación del techo de deuda para evitar la suspensión de pagos, a que el Presidente haga concesiones en retrasar o rebajar los objetivos de su reforma sanitaria, algo a lo que el presidente Barack Obama se niega rotundamente.
La esperanza de la Casa Blanca radica en que empiezan a asomar divisiones dentro de los republicanos y en que la opinión pública culpa más a éstos que al Presidente de la situación actual.
La lista de republicanos de la Cámara de Representantes que están dispuestos a conceder al Gobierno federal, sin condiciones, el dinero que requiere para funcionar ha crecido en las últimas horas.
Probablemente  ya existen los votos suficientes como para sacar adelante la extensión del presupuesto, pero lo que no existe aún es la voluntad política del líder republicano, John Boehner, el artífice del caos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios