Debate sobre la lista de Forbes

Putin, el autócrata más influyente y poderoso del mundo

Analistas cuestionan su posición contra los gays y la anulación de la disidencia.
jueves, 31 de octubre de 2013 · 22:06
Agencias / Moscú
La revista Forbes considera que el hombre más poderoso e influyente del mundo es el presidente de Rusia, Vladimir Putin. Ante el ranking anual, surgen voces disidentes.
El  analista Jean-Marie Colombani escribe en las páginas del diario español El País que  "a medida que se asimila cada vez más a un autócrata -a elegir entre la versión zarista o, más probablemente, la versión soviética tendencia Stalin-, al amo del lugar, Vladimir Putin apuesta por las grandes demostraciones de nacionalismo que recuerdan los días de la Unión Soviética”.


Ciertamente, en los últimos meses el Presidente ruso ha acumulado poder e influencia.
"El poder se refleja en  su billetera, como resultado de su capacidad para hacer negocios millonarios a través de las grandes transnacionales rusas como Gazprom y, por supuesto, en el manejo casi omnímodo del Estado que representa. En otras palabras, en Rusia sólo hay una lectura permitida: aquel que está con Putin y quien está en contra”, sostiene el periodista británico Alastair Vaughan, consultado por la cadena Sky News.
El problema es que por mucho que europeos y norteamericanos desconfíen del camarada ruso,   se ven cada vez más obligados a transigir, cuando esa transigencia perjudica tanto a sus intereses como a sus valores.
Así lo demuestran  las recientes actuaciones internacionales del Mandatario.
 "Por ejemplo, a nadie se le escapa que la posición de Vladimir Putin fue decisiva para frenar la acción bélica que Estados Unidos pretendía  llevar a cabo contra el régimen de Bashar al Asad en Siria”, argumenta el politólogo Bernard Sastre en RFI.
Mano dura
Sin  embargo, la influencia del gobernante no sólo trasciende  la frontera rusa. En casa, las recientes medidas contra  los grupos disidentes como Pussy Riot o la política intolerante hacia los homosexuales evidencian que Vladimir Putin "gobierna desde sí mismo, para sí mismo”, agrega Alastair Vaughan.


A esta situación es preciso añadir que sólo los rusos perseguidos por Putin pueden  atestiguar el estado real de Rusia, un país cuya historia reciente obliga a replantear ciertos elementos fundamentales que, de acuerdo con historiadores como Alex Durand, "invitan a reflexionar sobre el legado del Presidente”.

 En un análisis, la agencia ANSA destaca que el capítulo sobre la era Putin del futuro "manual único de historia” para las escuelas rusas no tiene lugar para la protesta de los opositores ni para algunos "enemigos”, como los oligarcas Boris Berezovski y Mijail Khodorkovski.
"El hecho de borrar la historia es propio de un autócrata que sólo se explica a partir de la negación del adversario, ya sea político o social”, apunta Durand.
 Hasta los zares, en su tiempo, imponían que los libros de historia llegaran hasta sus predecesores: aunque en el caso de Putin el predecesor es siempre él mismo -como presidente o premier- desde el año 2000.
Ahora se corre el riesgo de generar nuevas polémicas por controvertidas omisiones, como las protestas públicas contra el hombre fuerte del país a partir de 2011, o los oligarcas que para bien o para mal signaron la lucha por el poder en Rusia.  

La cuestión pasa, necesariamente, por definir quién será capaz de separar la historia oficial que escriben los historiadores funcionales al Kremlin o bien los lectores de la realidad.

Las claves del poder de  Vladimir Putin
Policía Vladimir Putin es expolicía del Comité para la Seguridad del Estado (la temible policía secreta rusa). En ese esquema, según su biógrafo, Peter Truscott, "aprendió a manejar discrecionalmente el ejercicio del poder”.
 Autócrata Para Peter Truscott,  Putin es una mezcla de  Lenin, Stalin y   Pedro el Grande dispuesto a engrandecer a la Rusia excomunista con un capitalismo al estilo de China, donde el gobierno central, keynesianamente, interviene en los mercados y en el desarrollo.
 Autoritario El Presidente ruso no acepta críticas y menos sugerencias. Asume el poder sin cuestionamientos.
 Censura Tanto en su cargo de primer ministro como en la Presidencia, Putin evita por todos los medios la disidencia política y la oposición.
Condena Organismos como Amnistía Internacional critican a Putin con frecuencia.   

 

 

 

 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios