Analistas revisan sus propuestas

La reforma del Papa no cae bien en la Curia Romana

Jorge Bergoglio pretende romper el “vaticano-centrismo” que impera en Roma.
miércoles, 27 de noviembre de 2013 · 20:35
Agencias / Ciudad del Vaticano
 La reforma en todas las esferas del Vaticano propuesta por el Papa no ha caído bien en el Gobierno de la Iglesia Católica, la Curia Romana, según analistas.
"La Curia tiene un defecto: es Vaticano-céntrica. Ve y se ocupa de los intereses del Vaticano y olvida el mundo que le rodea. No comparto esta visión y haré de todo para cambiarla” dijo hace dos meses Francisco  al periodista Eugenio Scalfari.

El martes,  el Papa cumplió su palabra y  propuso  una reforma en  todo los niveles de la Iglesia Católica, en su primera exhortación apostólica, Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), en la que anuncia que está dispuesto a cambiar el rol del papado, a fomentar la toma de decisiones colegiales y dar prioridad sobre todo a los pobres.
 "Evidentemente,  Francisco no está obrando con la diplomacia que se le debe exigir a un Pontífice. Aunque nombró a un consejo de ocho cardenales para analizar una eventual reforma de la Curia Romana, tengo la sensación de que el Papa va por libre, sin  medir las consecuencias institucionales ”, opina el vaticanista Marco Politti entrevistado ayer por Radio Francia Internacional.
"El Santo Padre es consciente de que un amplio sector de la Iglesia Católica, especialmente aquélla comprometida con el mensaje pastoral de solidaridad con las personas que viven en la pobreza y no tienen mayor consuelo que la fe, apoya su reforma. Sin embargo, tropieza con la oposición de una institución que no está dispuesta a ceder   ni uno de sus privilegios históricos”, agrega Marco Politti.

"Comunidad del pueblo”
"La Iglesia tiene que volver a ser una comunidad del pueblo de Dios y los presbíteros, los párrocos y los obispos deben estar al servicio del pueblo de Dios”, insistió el papa Jorge Bergoglio, algo más que una declaración de intenciones para el periodista Mateu Alborta.

"El exarzobispo de Buenos Aires  está lejos de la criticada imagen narcisista de algunos de sus predecesores rodeados de cortesanos como dijo Bergoglio en su momento. Por  lo tanto, no es extraño que tales afirmaciones hayan molestado en el seno de un grupo de cardenales  renacentistas más cerca de los Medici que de San Pedro” agrega Alborta.

Por eso se rodeó de ocho cardenales que, por lo visto, comulgan con su espíritu de cambio.

El Papa y el cambio
Uno "La Iglesia, explicó,   no se debe basar en el proselitismo sino en escuchar las necesidades de los pobres”.
 Dos  "Se necesitan reglas de comportamiento y si fuera necesario también la intervención del Estado para corregir las desigualdades más intolerables en el mundo”.
   Tres  "Creo en una Iglesia misionera, con los pobres”.






 

 


   

60
1

Comentarios