El Vicepresidente de Argentina es investigado por tráfico de influencias

La imputación contra    Boudou complica a Gobierno argentino

Antes de que estallara el escándalo el pasado marzo, Amado Boudou se perfilaba como uno de los políticos con mayor proyección. Hoy, todo ha cambiado.
lunes, 04 de noviembre de 2013 · 21:28
Agencias / Buenos Aires
  La convalecencia de la presidenta   argentina, Cristina Fernández de Kirchner, dista de ser plácida.
Su hombre de confianza y vicepresidente, Amado Boudou, fue imputado por enriquecimiento ilícito por el fiscal Jorge Di Lello, a raíz de la denuncia presentada por el periodista Cristian Sanz.
La imputación a Boudou,  bajo investigación judicial por supuesto tráfico de influencias en el caso de la imprenta Ciccone de impresión de billetes, complica aún más el panorama para un Gobierno cuestionado desde diversos frentes, sobre todo aquellos del propio peronismo disidente que bien representa Sergio Massa, flamante vencedor de las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires.
Aunque   Amado Boudou se defendió de las acusaciones atacando a   varios estamentos judiciales y políticos de Argentina, lo cierto es que su imagen pública sufre un severo deterioro.
"E l Vicepresidente va en caída libre, no tanto por sus acciones de gobierno, en los últimos días reforzado por el fallo de la Corte Suprema contra el Grupo Clarín, principal opositor mediático, sino a partir de la revisión de su pasado inmediato como uno de los gestores del imperio K”, sostiene el periodista y analista político Bernardo Cuenca en Radio Francia Internacional.
A pesar de ello, el propio diario Clarín destaca que el contraataque de Amado Boudou surtió efecto inmediato.
El Vicepresidente lanzó sus acusaciones más graves contra el juez que lo investiga, Daniel Rafecas, y el fiscal general, Esteban Righi, a quienes tachó de parciales. Días después dimitieron los dos contra todo pronóstico.
La caída del delfín


Antes de que estallara el escándalo el pasado marzo, Amado Boudou se perfilaba como uno de los políticos con mejor imagen.
Tiene un aspecto muy juvenil, toca la guitarra en público y suele circular en motocicleta.
"El rock me ayuda a comunicarme con la gente joven porque el rock no miente y los jóvenes están hartos de políticos que miente”, reseña el diario español El País.
Había sido designado como vicepresidente sin contar con el apoyo de ningún grupo peronista, ya que provenía de la Unión del Centro Democrático (UCeDé) argentina.
Pero la presidenta Cristina Fernández le ofreció la máxima confianza. "Él es la persona que cuando empezó la crisis global vino a decirme que el mundo había cambiado y que me propuso medidas a tomar. Amado es un hombre leal y que no le teme a las corporaciones”, declaró en su día la Mandataria.

Fernández nunca defendió en público a Boudou respecto al caso Ciccone. Sin embargo, para el analista Noel Conde "cada vez está más clara la influencia de Casa Rosada en las decisiones del Poder Judicial. Si hay dudas, pregúntenle a Clarín”.

Valorar noticia

Comentarios