Los afrikaners viven en villas miseria, sin electricidad

Los blancos pobres también lloran a Nelson Mandela

Todos los vecinos de Coronation se sienten abandonados por el gobierno del presidente Jacob Zuma.
viernes, 13 de diciembre de 2013 · 22:43
AFP / Johannesburgo
Los afrikaners, descendientes de holandeses, eran la casta dominante en Sudáfrica. Veinte años después del fin del apartheid, algunos malviven en villas miseria, pero lejos de culpar al difunto Nelson Mandela de su suerte, le lloran.
"Siento que Mandela se haya ido. Lo vamos a echar de menos. No le culpo de nada de lo que nos ocurre, pero sus sucesores no tienen la misma talla”, explica Ann le Roux. Esta mujer de 63 años convive con 12 familiares en Coronation Park, en el barrio de Krugersdorp, a una hora del centro de Johannesburgo.
Parece increíble que su casa se tenga en pie. Es una estructura cubista hecha de retazos que sin embargo ha acabado pareciéndole un hogar. "La vida es agradable aquí. Si no, no hubiéramos estado tanto tiempo”, afirma esta mujer que prefiere no explicar cómo acabo ahí hace tres años y medio -"cosas personales”- y que acaba admitiendo que un día le gustaría irse.
El campo de Coronation creció alrededor de los baños públicos del parque. Tiene 315 inquilinos, entre ellos 78 niños que corretean descalzos y que han hecho del parque el patio de sus juegos.
Estos barrios  tienen agua pero no electricidad. Algunos negros pasan por las calles del campamento tranquilamente camino a casa, otros hacen un asado a unos cien metros, sin que haya ni un cruce de malas miradas.
Todos los vecinos de Coronation consultados coinciden en algo: se sienten abandonados por el gobierno del presidente Jacob Zuma, del mayoritariamente negro Congreso Nacional africano. La mayoría cree que no les ayudan porque son blancos y que eso no les habría ocurrido con Madiba.
"Mandela era un buen hombre. Me habría gustado que viniera a visitarnos, no sé por qué no vino. Espero que Zuma siga algún día sus pasos”, señala Irene van Nickerick, de 52 años.
Monica Coetzee tiene unos 60 años y llegó hace dos meses y medio con dos nietas adolescentes que se esconden y parecen vivir un calvario. Vino de la mano de la única familia que le quedaba, Marinda, la hija de su exmarido, que vive en el campo.
"La vida es horrible aquí, pero no tenía a dónde ir”, asegura. "Tendrían que ayudarnos más, ponernos electricidad. Lo hacen por otros y nosotros también somos seres humanos. Es porque somos blancos”, asegura.
 De Mandela recuerda que instauró una ayuda a las embarazadas y "que facilitó las cosas” a la gente modesta.

"El padre de la nación”, remata Jan Gedelnhuys, de 59 años, sobre un Mandela que fue velado en el edificio de la Unión, en Pretoria, y que mañana  será enterrado en el pueblo de su infancia, Qunu.

Acto  multitudinario
Exequias  Decenas de miles de sudafricanos acudieron ayer a Pretoria para rendir tributo a su héroe, Nelson Mandela, para verlo antes de que sus restos sean trasladados a Qunu (sur), donde será enterrado mañana.
 Multitud  A media mañana, 50.000 personas ya habían llenado las cuatro zonas de espera, formando impresionantes filas de varios kilómetros. El Gobierno pidió a la población "que no venga más”.  El país se paralizará mañana, cuando se celebren las ceremonias del entierro en el pueblo de su infancia, primero en presencia de personalidades y después en la más estricta intimidad.

El "falso” intérprete fue acusado de asesinato

EFE / Johannesburgo
El intérprete de lenguaje de signos del servicio religioso de Nelson Mandela, que según la Federación de Sordos de Sudáfrica es "falso”, fue acusado de asesinato en 2003, según un reporte del canal de televisión local eNCA.
Thamsanqa Jantjie, quien está recibiendo tratamiento para la esquizofrenia, también fue acusado anteriormente de los delitos de violación en 1994, robos y asaltos a domicilios en 1995 y 1997, y secuestro en 2003, año en que también fue denunciado por asesinato.
El supuesto intérprete, de 34 años, alegó el jueves que sufrió un episodio esquizofrénico que le distrajo durante las traducciones de las intervenciones de los jefes de Estado en el oficio religioso de Mandela en Johannesburgo, el pasado martes.
Según eNCA, muchos de los cargos a los que se enfrenta fueron retirados tras alegar que sus problemas mentales le impedían ser juzgado. Jantjie fue absuelto de la acusación de violación, pero fue declarado culpable de robo, por el que fue condenado a tres años de prisión, aunque no está claro si cumplió la condena.
 El Gobierno de Sudáfrica presentó ayer disculpas formales a la comunidad de sordos por la falsa traducción en lengua de signos durante la ceremonia de homenaje a Nelson Mandela
"Nos disculpamos sinceramente con la comunidad de sordos y con todos los sudafricanos que se hayan podido sentir insultados”, declaró el ministro de Cultura, Paul Mashatile.

Valorar noticia

Comentarios